•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Seis ciudadanos que viajaban en motos por vías de Managua, Chinandega y Masaya, se sumaron a la lista mortal de víctimas de accidentes de tránsito este fin de semana.

La víctima más reciente fue Róger Antonio Urbina Pérez, de 58 años. El accidente se registró a las 5:50 a. m. de ayer, en el sector del colegio Teresiano.

La Policía no quiso brindar información del caso. Lo único que se sabe es que hubo tres vehículos involucrados: la moto de la víctima, la camioneta propiedad de un canal de televisión y un Volkswagen azul, placas M 044789, que según testigos fue el que atropelló mortalmente a Urbina Pérez.

“Él (Urbina) iba con mi sobrino (José Luis Urbina Aburto, de 27 años). Lo iba a dejar a Plaza España, porque de ahí saldría a hacer un trabajo a Chinandega, pero lamentablemente sucedió esto”, refirió Manuel Salvador Urbina Pérez, hermano de la víctima.

“Dicen que fue el carro azul el que atropelló a los de la moto, los impactó y el señor salió en el aire, al muchacho casi no le pasó nada”, dijo un curioso que estaba presente en la reconstrucción del accidente.

El curioso se refería a Urbina Pérez --quien después de haber sido catapultado, cayó en un parque, frente a Plaza Delta, cerca de la vía marginal--, y a Urbina Aburto, quien fue trasladado al Hospital “Manolo Morales”, y luego a Salud Integral, donde le dieron de alta.

Después del impacto, la moto Génesis, placas M 02357, donde viajaban las víctimas, fue arrastrada por casi un kilómetro por la camioneta propiedad del canal de televisión. La Policía no quiso revelar quién la conducía ni ningún otro dato.

En circunstancias diferentes fallecieron Róger Lovo Zúñiga y Zonayda Carolina Gutiérrez, de 39 y 29 años, respectivamente, la noche del pasado sábado.

Ellos viajaban a bordo de la motocicleta placas M 094-57, sobre el kilómetro 14 de la Carretera Panamericana Norte, pero Lovo realizó un giro indebido y perdió el control de la motocicleta, que iba a exceso de velocidad, e impactó contra un árbol.

Lovo falleció en el lugar, en tanto que Gutiérrez se rindió a la muerte mientras era trasladada hacia el Hospital Alemán Nicaragüense, informaron las autoridades del Distrito Seis de Policía.

Moto se incendia tras impacto

Por otro lado, dos jóvenes que habitaban en el barrio La Cruz, de la ciudad de Chichigalpa, quienes viajaban en moto, murieron tras chocar contra una camioneta que quedó severamente dañada, mientras la motocicleta se incendió.

Una fuente policial informó que el accidente se produjo a la 1:30 a. m. del domingo último, frente al sitio conocido como Pínula, en el kilómetro 121 de la carretera Chinandega-León, cuando Milton Armando Palacios Espinoza, de 22 años, manejaba la motocicleta marca Bajak, placa CH 8410, y llevaba como pasajero a Róger Alexander Mayorga Delgadillo, de 23 años.

Palacios Espinoza, quien iba de oeste a este, no portaba licencia de conducir ni casco de protección, e invadió el carril de preferencia, impactando contra la parte frontal de la camioneta Toyota, blanca, sin placas, con circulación y seguro a nombre de Maribel de los Ángeles Manzanares, pero conducida por Marlon Manuel Munguía Altamirano, de 37 años, quien iba de este a oeste sobre el carril derecho.

Munguía Altamirano resultó con una herida en la cabeza que requirió siete puntadas, también tuvo golpes en las manos, pecho y piernas.

Sus acompañantes, Ángel Giovanni Manzanares, de 18 años, resultó con golpes en el brazo derecho; Rosa Emilia Castillo Martínez, de 19, se golpeó la cara, y Manuel Ignacio Betanco Osorio, resultó ileso.

Munguía Altamirano relató que manejaba a 70 kilómetros por hora, y regresaba de amenizar con su discomóvil una fiesta de los estudiantes de Quinto Año del Instituto “Julia Martínez”, de Posoltega, cuando los dos motociclistas se fueron de frente a la camioneta.

Colaboración de Orlando Barrios.

Ya era tarde

Elmer Suazo, de 45 años, conducía una motocicleta sin placas, y al pasar por el kilómetro 36 de la carretera Catarina-Masaya impactó contra un vehículo y murió.

Miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Masaya se disponían a ir a ayudar al herido, cuando recibieron una llamada de la Policía en la que les comunicaban que el lesionado ya había fallecido.