•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una antigua bomba de 120 libras provocó alarma entre la familia de un poblador de Condega que se gana la vida comprando y vendiendo chatarra.

Según la Policía esteliana, la vieja bomba, conocida como Roquet, no explotó porque seguramente cayó en un terreno fangoso o sobre algún promontorio de maleza.

Supuestamente un amigo del chatarrero Ronaldo González se la llegó a vender, luego de sacarla de donde estaba semienterrada, en unos terrenos ubicados cerca del kilómetro 189 de la Carretera Panamericana, al norte de la ciudad de Condega.

La bomba, que está recubierta por una coraza de acero, fue inspeccionada y desactivada por peritos del Ejército y de la Policía, luego fue trasladada a un sitio donde no represente peligro y luego será destruida.

Esta es la segunda vez que el chatarrero compra artefactos explosivos que fueron utilizados durante los conflictos bélicos registrados en Nicaragua en épocas pasadas.

Por otro lado, ayer en la Costa del Lago de Managua, por el lado del barrio Bella Vista, fue encontrada una granada de fragmentación, con su espoleta.

El artefacto estaba cerca de un predio baldío donde había una quema de maleza, lo que alarmó a la población, porque creían que iba a estallar e inmediatamente avisaron a la Policía del Distrito 10, en Ciudad Sandino.

La Dirección de Operaciones Especiales de la Policía se llevó el explosivo, para proceder a desactivarlo y destruirlo.