Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los robos con fuerza son el dolor de cabeza de las familias estelianas, pero lo peor de todo es que los principales autores son menores de edad.

Una de las últimas víctimas de los delincuentes ha sido la señora Jessica Escorcia, quien reside al noroeste de la ciudad. La afectada salió a hacer unas gestiones, pero antes bajó la palanca del suministro de energía eléctrica de la casa, y desconectó el cilindro de gas licuado de petróleo.

A medio camino, la llamó por teléfono una amiga que llegó a visitarla en su casa y que se topó con el desastre que los ladrones hicieron al buscar qué llevarse.

La afectada inmediatamente le avisó a su marido del robo y este le recomendó que no entrara al inmueble, para no borrar las huellas que habían dejado los ladrones.

Escorcia cumplió al pie de la letra la recomendación e informó a la Policía y una patrulla de uniformados se presentó al sitio.

Barato y malhabido

Luego de tomar las huellas que dejaron los ladronzuelos, la técnica canina indicó la dirección que tomaron los ladrones.

A la dama le robaron una mini computadora, un radio receptor, calzado de ella y de su esposo, utensilios de cocina y otros objetos de valor.

En el mismo lugar donde vive Escorcia hubo otro robo de aparatos electrónicos, entre ellos una laptop.

Pocas horas después los investigadores conocieron que parte de los objetos robados ya habían sido vendidos por dos chavalos conocidos con el mote de “Los Simpson”.

Según el primer oficial de investigaciones de la Dirección de Auxilio Judicial, capitán Pedro Alexander Roque, las computadoras son los objetos preferidos por los ladrones, porque las venden rápido por ridículas cantidades de dinero, pero en este caso lograron recuperar dos aparatos.