•  |
  •  |


Un cuarto de siglo presos

Desde ayer, Oliver Iván y Daniel Humberto Donaire Fletes, conocidos como “El Chintano Oliver” y “Danielito”, empezaron a cumplir una pena de un cuarto de siglo (25 años) tras las rejas, para pagarle a la sociedad el delito que cometieron al asesinar a Luis René Zapata Pérez, quien falleció el 22 de julio en Villa Venezuela, baleado y macheteado a manos de estos miembros de la pandilla “Las Gárgolas”. Valga decir que por este mismo crimen también está pagando condena de 25 años el individuo Raúl Donaire, quien fue declarado culpable antes que los otros. El juicio se ventiló en el Juzgado Cuarto Penal de Juicio, a cargo del doctor Jaime Alfonso Solís, quien determinó que la conducta criminal de los acusados tenía agravantes, por lo que no podía decretarles la pena mínima, como esperaba la defensa.

Duro cabestro para “Caballo Despeinado”

La juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Martínez, le decretó la prisión a Edwin Enoc Morales, de 19 años, alias “El Caballo”, quien presuntamente es miembro de la pandilla “Los Despeinados”, del barrio “Manuel Fernández”, y ahora está “con un cabestro encima”. Según la acusación suscrita por la fiscal Anaelí Ordóñez, “El Caballo” mató de un disparo en el pulmón izquierdo a Alejandro José Alemán, de 49 años, por encargo de Juan Ramón Santamaría, “El Mon”, de 19, actualmente prófugo, quien se molestó el 12 de febrero de este año, cuando la víctima lo conminó a disculparse con Evelin Zamora y Ana Guevara, porque las ofendió cuando les dijo: “Mámenme la v...”. Esto ocurrió en una de las calles del barrio “Manuel Fernández”, por donde la víctima y sus amigos circulaban buscando licor. Supuestamente quien le dio el arma a “El Caballo” fue “El Mon”, y después de los hechos amenazaron a los acompañantes de Alejandro José diciéndoles que cuidado los iban a denunciar. El herido fue llevado al Hospital Alemán Nicaragüense, pero no lo atendieron allí, sino en el “Roberto Calderón”, donde murió un día después. La juez admitió la acusación, programó el juicio para el dos de febrero y lo mandó a la cárcel, pese a que estaba pidiendo arresto domiciliar con la custodia de su madre y su tía.

Tres damas de armas tomar

La Fiscalía acusó este miércoles en el Juzgado Sexto Penal de Audiencias a tres mujeres por la supuesta autoría de lesiones recíprocas, porque se enfrentaron verbalmente para después pasar a los golpes, pero en el pleito salieron a relucir una botella y un cuchillo. Una dama que quiso intervenir a favor de uno de los dos grupos en contienda fue arrastrada por el suelo. Todo esto ocurrió en el barrio Altagracia, el 28 de octubre. Las acusadas  son las ciudadanas Sheyla Herrera, María Benavides y su hermana, Damaris, pero en la lista de las víctimas también figura Herrera y María y Alba Rosa García. La acusación explica que Herrera iba a su casa, pero cuando pasó por la casa de María, ésta supuestamente la ofendió, a lo que ella no hizo caso, sin embargo, ya en su casa, las Benavides irrumpieron para lanzarle una botella y golpearla hasta provocarle un trauma craneoencefálico y otras lesiones. Al verse lesionada, Sheyla aparentemente se armó de un cuchillo y agredió a María, provocándole tres heridas. Alba Rosa García quiso intervenir a favor de su vecina Sheyla, pero según la Fiscalía, María Benavides aparentemente “barrió el patio con ella”.