•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La angustia y el mal presentimiento que tenían los miembros de la familia Castellón Ordóñez presagiaron la tragedia que la mañana de este miércoles los envolvió, al rescatar del lago de Managua a padre e hijo, quienes fallecieron ahogados.

Las víctimas son Martín José Castellón Ordóñez, quien tenía 42 años, y su hijo, Marcos José Castellón Hernández, de 18, quienes se ganaban la vida pescando. Sus cuerpos aparecieron ayer en La Bocana de Tipitapa.

“Nosotros nos angustiamos cuando pasaron las horas y ellos no salían del agua, tenían que regresar, porque no llevaron comida ni colchas para pasar la noche en el lago. Normalmente empezaban a pescar a las cinco de la tarde y regresaban el día siguiente, a las cinco de la mañana”, comentó angustiada Francisca de la Luz Hernández, de 66 años, madre y abuela de los fallecidos.

“Cuando ellos no aparecieron, los fuimos a buscar; divisamos que la lancha estaba volteada en medio del lago, en una zona conocida como La Barba, ya sabíamos que había ocurrido una desgracia, por lo que nos dedicamos a buscar los cuerpos, primero encontramos el del hijo (Marcos) y varias horas después el de mi hermano (Martín)”, manifestó Juan Carlos Castellón, de 28 años.

Desistimiento

La familia doliente firmó un documento ante las autoridades del Distrito VIII, para evitar que los cuerpos fueran remitidos al Instituto de Medicina Legal.

“No quisimos que se los llevaran allá (al Instituto de Medicina Legal), porque sabemos que fue una desgracia, tal vez uno de ellos cayó al agua y el otro quiso salvarlo, ambos lucharon por salir, pero el lugar era alejado y profundo, no tuvieron fuerzas para salir”, manifestó resignada Francisca de la Luz Hernández.

El joven Castellón formaba parte del coro de la iglesia evangélica El Mesías, ubicada en el barrio Solidaridad, de Tipitapa, donde fueron velados los cuerpos.

Don Martín Castellón crió solo a sus dos hijos desde muy pequeños con la ayuda de su progenitora, doña Francisca Hernández, quien dijo que “el golpe” es grande, porque siente que ha perdido a dos hijos.