Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los parientes de nicas radicados en Honduras se encuentran preocupados por la escalada de violencia social que encara ese país. La última víctima fue el pastor y productor Justo Bustillos, quien tenía 56 años de edad y fue encontrado muerto en un paraje deshabitado en San Pedro Sula, donde vivía desde hace décadas.

De acuerdo con los parientes de la víctima, este ya había sido secuestrado una vez, pero los delincuentes lo liberaron después que su familia pagó una fuerte suma de dinero.

Para que descanse en paz en la tierra que lo vio nacer, el cuerpo de Bustillos fue repatriado a Pueblo Nuevo, donde le dieron cristiana sepultura.

Don Justo era miembro de una familia honesta, trabajadora y emprendedora, por lo que sus vecinos lamentaron su violenta muerte, aunque sus parientes no dieron detalles de la forma en que lo mataron ni por qué.

La Alcaldesa de Pueblo Nuevo, Juanita Canales Velásquez, lamentó lo ocurrido y se solidarizó con la familia doliente.

También formuló un llamado a los compatriotas que se encuentran en el país vecino, para que tomen medidas de precaución y eviten ser víctimas de los delincuentes.

La familia doliente, por su parte, demandó del Gobierno de Honduras que esclarezca lo ocurrido y que aplique la ley contra los autores del crimen.