•  |
  •  |
  • END

El dueño de un perro pitbull que mordió a un joven transeúnte, la noche del 25 de septiembre, en una calle del Reparto Las Brisas, cuando regresaba de visitar a su novia, es acusado de supuestamente no haber prestado auxilio a la víctima cuando era atacada por el furioso animal.

Carlos José Gutiérrez Vallejos, quien denunció los hechos en la Estación Dos de Policía, dijo que el can lo atacó cuando caminaba a mitad de la calle y pasaba frente a la casa de Bernardo Salazar Meza, quien presuntamente es el dueño del peligroso perro.

El joven, quien sufrió heridas en los antebrazos, con los que se protegió el rostro cuando era atacado por la mascota de Salazar, asegura en la denuncia presentada en la sección policial antes mencionada que el dueño del canino se limitó a observar cómo el animal lo mordía.

De acuerdo con el relato del denunciante, él fue salvado de los filosos colmillos del animal por un vecino del sector que en compañía de su chofer le quitó al embravecido pitbull propinándole tubazos.


Siete heridas
Según el dictamen médico legal emitido por la forense Indiana María Castillo Rodríguez, las mordeduras del perro le causaron siete heridas en los antebrazos a Gutiérrez, que miden entre 0.5 y 4.5 centímetros.

“El daño corporal encontrado es compatible con lesión provocada por la acción de elemento cortocontundente, a través de un mecanismo de presión, percusión y tracción de forma activa”, se indica en el dictamen médico.

Carlos Gutiérrez Vallejos dijo que inicialmente Bernardo Salazar, supuesto amo del pitbull, negó que éste fuera de su propiedad, pero después terminó aceptando ser el dueño del peligroso perro.

Según los expertos, la mordida de un perro pitbull puede ser más potente que la de un león. Su mandíbula y dientes pueden desarrollar una fuerza de hasta 800 kilos de presión.


Perro sacrificado
El abogado Bernardo Salazar Meza, en declaraciones a EL NUEVO DIARIO, negó ser el dueño del perro que atacó a Gutiérrez y por el contrario se declaró “injuriado” y “calumniado” por el joven que lo acusa de no haberle prestado auxilio cuando era atacado por el canino.

“Me han injuriado y calumniado hasta en Internet, porque yo no soy el dueño del perro, ni de la casa frente donde sucedieron los hechos”, aseguró Salazar.

Ante la pregunta de si acusará a quienes según él lo han injuriado, el abogado Salazar aseguró que no lo hará y dejó entrever que está dispuesto a ayudar a Gutiérrez con los gastos médicos.

Según el abogado, quien labora para una institución estatal, el perro pitbull es de uno de sus hijos y la noche en que atacó a Gutiérrez, él no presenció lo sucedido.

Bernardo Salazar también reveló que el animal, que asegura fue sacrificado a raíz del incidente, antes de morder al joven que regresaba de hacer la visita a su novia se lo había regalado a un cuidador de calle, quien habita en el Barrio El Pantanal, pero aparentemente éste no lo supo cuidar y el perro volvió donde sus antiguo amo.