•   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A doña Gertrudis López, de 60 años, se le parte el corazón cuando recuerda que no volverá a ver a su hijo, Cruz López, quien tenía 40 años y fue asesinado por desconocidos.

“Es triste saber que ya ha pasado más de un mes y no sabemos quiénes son esos enemigos ocultos”, comentó.

El crimen ocurrió a la medianoche del pasado 15 de marzo, cuando los desconocidos llegaron a la casa de la víctima, gritando: “¡Abran la puerta, o la derribamos!”

“Mi hijo se levantó y abrió, y de inmediato los sujetos lo siguieron hasta el aposento donde le dispararon varias veces, luego huyeron y hasta la fecha no sabemos quiénes le quitaron la vida. Pedimos a las autoridades que sean más beligerantes para que esta muerte no quede en la impunidad”, relató la adolorida madre.

El crimen ocurrió en la comarca La Ceiba, al sur de Nueva Guinea.

Investigaciones complejas

Para el abogado e investigador de la Policía de Nueva Guinea, Juan Carlos Rizo, indagar muertes violentas es un proceso complejo que depende de numerosos factores y datos aportados por profesionales.

El comisionado Ramón de Jesús Castillo ha mencionado en reiteradas ocasiones, que el problema que tienen para investigar este tipo de crímenes es la extensión territorial del municipio, que abarca 2,777 kilómetros cuadrados, pero solo disponen de 60 oficiales.

“Muchas veces los investigadores tienen que estar dispuestos a dar el todo por el todo, contamos con un solo medio de transporte y cuando ocurren estos hechos se requiere hasta de una semana en el terreno; esto provoca serios problemas, porque se nos acumula trabajo de la misma institución”, apuntó.

Los esclarecidos

Pese a todo, según el comisionado mayor Marvin Castro, jefe departamental de la Policía, con el trabajo que se ha realizado en El Rama, Muelle de los Bueyes y Nueva Guinea, los casos de muertes violentas han disminuido.

De septiembre de 2012 a abril de 2013 solo se registraron cinco asesinatos en El Rama y Muelle de los Bueyes, y 5 más en Nueva Guinea, para un total de diez.

De estos diez casos, cuatro fueron esclarecidos y enviados a la Fiscalía.

Según el jefe policial, seis de los crímenes ocurrieron en la vía pública y casas particulares, y para cometerlos los criminales usaron armas blancas, de fuego, cordones y hasta un trapo.

Según Castillo, en la mayoría de los casos el móvil son rencillas personales y pasadas de cuenta.

Parricidios solo han ocurrido dos, uno en El Rama y el otro en Nueva Guinea. De estos se esclareció uno, pero aunque el autor del otro no está preso, ya está identificado. Solo faltaría su captura.

En el caso de los femicidios, en Nueva Guinea ha habido tres, y uno en Muelle de los Bueyes. Tres personas fueron atrapadas por la autoría de estos delitos.

La comunicación es clave

Monseñor Pablo Smith, Obispo de Bluefields, dijo que la violencia se puede evitar con la comunicación entre los habitantes de la comunidad, con la promoción de valores cristianos y actuando conforme dicen las Escrituras: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, además se necesitan mejores vías de acceso para que la Policía patrulle y evite que ocurran delitos.

La población de Nueva Guinea reconoce que la Policía necesita más personal y medios de transporte para que los delitos sean resueltos lo más pronto posible.

 

Pendientes

La Policía y sus órganos de inteligencia  investigan los delitos, aunque muchas veces  lleva un buen tiempo esclarecerlos.

2 homicidios con autores desconocidos

5 asesinatos

1 femicidio

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus