•  |
  •  |
  • END

La Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, solicitará una investigación detallada de los señalamientos del adolescente, testigo de la muerte de Roberto Clemente Robleto Cruz, quien asegura que el agente acusado no es la persona que señaló durante la identificación de los presuntos responsables, luego de los sucesos ocurridos en el Barrio “Carlos Fonseca”, el 15 de septiembre.

Según el testigo de 15 años, gracias a las luminarias él miró claramente al policía que disparó y posteriormente fue llevado a las oficinas de Auxilio Judicial, donde aseguró haber sido intimidado por una agente que sólo identificó como Jessenia, quien supuestamente le dijo que si continuaba con su acusación sería procesado, pero como era menor de edad acusarían a su madre.

En conferencia de prensa, el muchacho dijo que hizo la identificación señalando a un tipo alto, moreno y delgado, de aproximadamente 38 años, que no es la persona a quien le presentaron como acusado en los juzgados. “A quien miré en los juzgados estaba al final de la fila y no es éste quien disparó”, aseguró, secundado por su mamá, quien le acompañó en ese momento.

Carmen Ampié, abogada de la CPDH, indicó que enviarán una carta a la primer comisionada Aminta Granera, directora de la Policía Nacional, para que se investigue esta situación. Asimismo, interpondrán una queja en la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, para que sean interpelados la fiscal en el caso y el representante de esa institución, para que expliquen estas supuestas arbitrariedades.

A pesar de que con anterioridad Alba Lila Cruz Benavídez, madre del joven, dijo que la PN realizó una investigación transparente, ahora, a través de su representante legal, José Manuel Urbina, dijo no sentirse representada por el Ministerio Público.

Luego de consultar a la dirección de Auxilio Judicial sobre los señalamientos del testigo, la comisionada mayor Vilma Reyes dijo que la institución sostiene la transparencia con que se hicieron las investigaciones. Además indicó que el caso estaba en manos del Ministerio Público, que ya pidió más información para analizar la ampliación del caso.