Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Encontrarse dentro de la casa y con las puertas cerradas no representa ninguna seguridad en Las Minas. Esto se deduce porque en esas condiciones asesinaron de un disparo a Marlon Tenorio Hernández, de 24 años, en los primeros minutos del día de ayer, en la comarca San Miguel de Las Nubes, localizada entre Aguas Caliente y El Naranjo, en el municipio de Siuna, Región Autónoma del Atlántico Norte.

La víctima expiró a consecuencia de un impacto de bala que le perforó la tetilla izquierda, y uno de sus cuñados, de nombre Juan Antonio Urbina Aguilar, de 30 años, resultó herido en una verdadera lluvia de balas, disparadas supuestamente por cuatro pistoleros, frente a la puerta trancada de la casa del occiso.

Dentro de la vivienda se encontraba la víctima con su familia, pero las identidades de sus miembros no fueron reveladas por la Policía. Extraoficialmente se informó de la esposa y tres hijos menores, además de su progenitor, Catalino Tenorio Martínez, de unos 50 años, que estaban presentes en la escena, pero afortunadamente salieron ilesos de ese acto con intenciones de consumar una masacre.

Lo que se conoce hasta ahora de este hecho sangriento es que los cuatro criminales, teniendo como aliada la oscuridad, llegaron hasta la puerta de la casa del hoy difunto y le exigieron en tono intimidante que les abriera la puerta, pues de lo contrario ellos la abrirían a balazos.

“Abrí hijo de P… o atenete a las consecuencias”, dijeron los tipos, armados con al menos un revólver calibre 38 y otro 3.57 en sus manos. Eso fue suficiente para que el dueño de la casa sacara bajo su almohada su revólver para defender a su familia.

Como el infortunado se resistió a abrir, los cuatro armados apuntaron con los revólveres en dirección a la puerta principal y la acribillaron, con tan mala suerte que uno de los balazos se desvió a la humanidad de Marlon Tenorio.

Otra bala impactó en el cuerpo de su cuñado, Juan Antonio Urbina Aguilar, pero éste está fuera de peligro, confirman familiares desde aquel lejano lugar.

Las autoridades policiales presumen que el intento de robo pueda ser el origen de este crimen, aunque por las características con que actuaron los tipos, no se descarta una “pasada de cuenta”.