•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Debido a un triple crimen ocurrido a principios de este año en La Fortuna, San Carlos, cerca de la frontera Norte entre Costa Rica y Nicaragua, el Organismo de Investigación Judicial, OIJ, detuvo este martes a un nicaragüense sospechoso de participar en un múltiple asesinato junto a otros cuatro compatriotas suyos.

Tras varios allana-mientos judiciales, el sujeto de apellidos López Carmona, de 32 años, quien era cocinero en una pizzería, fue detenido en la vía pública, en Curridabat, un barrio del sur de San José, mientras se dirigía a su trabajo, informó el OIJ.

Otro nicaragüense de apellido Sándigo, de 28 años de edad, fue detenido a los pocos días de acaecido el crimen y descuenta seis meses de prisión preventiva. Los otros tres sospechosos se mantienen en fuga y el OIJ sospecha que huyeron hacia Nicaragua.

Las víctimas fueron el empresario hotelero costarricense Geovanny Soto Ruiz, quien tenía 52 años, y sus hijos Emanuel y Juan Mauricio, de 29 y 20 años de edad,quienes fueron asesinados el pasado 9 de enero.

El día de los hechos, tras una denuncia, los agentes encontraron a una de las víctimas con al menos cuatro impactos de bala en diferentes partes del cuerpo. Mientras que los otros dos hombres tenían varias heridas de arma blanca.

¿Ajuste de cuentas?

López Carmona vivía en San José, pero viajaba a La Fortuna a visitar a su pareja sentimental. Los agentes pudieron dar con el hombre luego de encontrar sus huellas dactilares en una buseta donde se encontró el cuerpo de uno de los fallecidos.

También encontraron un chip de teléfono con números y llamadas compartidas entre los sospechosos.

Inicialmente se creyó que la causa del crimen era una deuda del empresario con los nicaragüenses que le habían trabajado en la construcción de un hotel.

Sin embargo, el OIJ no descarta que el crimen haya derivado de un ajuste de cuentas por lavado de dinero, por lo cual realiza más investigaciones, para dar con los autores intelectuales del triple asesinato.

 

Seis meses de prisión

El Juzgado Penal de La Fortuna de San Carlos dictó ayer seis meses de prisión preventiva para el sospechoso de participar en el homicidio de un empresario hotelero y dos hijos.

La medida la adoptó la jueza Mariela González Acuña al valorar que con las evidencias que aportó la Fiscalía contra el Crimen Organizado se tiene un alto grado de probabilidad de que el imputado participó en los hechos.

Entre las pruebas está el resultado positivo al comparar las huellas digitales que se tomaron a López y unas que fueron localizadas en un vehículo donde apareció una de las víctimas. La Nación / Costa Rica