•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como Roberto Carlos Urbina Loásiga, de 25 años, fue identificado un ciudadano que la mañana del sábado 1 de junio, fue encontrado desnudo y debajo del puente ubicado en la comarca Buenos Aires, en Ticuantepe.

Los familiares lo reconocieron a través de los noticieros televisivos, y manifestaron que era un bebedor consuetudinario.

“Él (Urbina) se dedicaba a recoger latas, botellas y cartones en las calles para venderlas en las chatarreras, el dinero de la ganancia lo ocupaba para ingerir licor, porque él era un bebedor consuetudinario. Desde el viernes había salido de la casa y no sabíamos nada de él, hasta que lo vimos en las noticias”, dijo Luis Urbina Reyes, primo del fallecido, en el Distrito V de Policía.

“El Instituto de Medicina Legal aún no ha remitido al Distrito Policial el dictamen post mortem realizado al cuerpo de la víctima, para determinar con exactitud las causas del deceso, aunque se presume que fue debido al arrastre de la corriente, porque presentaba signos de raspaduras en manos y pies, además de una herida en la cabeza”, manifestó el suboficial mayor Bismarck Jiménez, jefe de secretaria del Distrito V de Policía.

El cuerpo de Urbina fue velado en el barrio “Juan Ramón Padilla”, del colegio San José 300 metros al oeste. Sus restos descansarán en el cementerio de la localidad.

Sin identificar

Por otra parte, las autoridades del Distrito II de Policía aún no identifican el cuerpo que fue encontrado también el sábado, en el costado suroeste del bajadero de la Laguna de Asososca, y que fue rescatado con ayuda de los bomberos para trasladarlo al Instituto de Medicina Legal.

“El cuerpo tenía unos cuatro días de fallecido por lo que estaba en estado de descomposición, fue encontrado por Rigoberto Salgado Guido, habitante del reparto Miraflores, quien fue alertado por dos adolescente que andaban cazando garrobos en la zona”, informó la oficial de turno de la Secretaría de la Segunda Delegación policial.

El cuerpo tenía el rostro irreconocible, y se presume que pudo ser un bebedor consuetudinario que cayó al vacío, o bien, un paciente que se fugó del hospital psiquiátrico, que colinda con la zona del hallazgo.

Las autoridades del Distrito II de Policía tampoco tienen el resultado de la autopsia, por lo que esperan que hoy sea entregado, para verificar si se trata de una muerte accidental o de un homicidio.