•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un misterio envuelve la muerte de Daniel Rivas Obando, quien tenía 30 años y fue encontrado sin vida en su dormitorio, dentro de las instalaciones del Polígono Magnum, ubicado en el kilómetro 20 de la Carretera Managua-Masaya.

Rivas tenía unos cuatro años de trabajar en las bodegas de municiones del citado polígono.

Según Milton Javier Gómez, de 19 años, compañero de trabajo del infortunado, el domingo en la noche Rivas fue a una reunión de los alcohólicos anónimos y regresó a las 9:30 pm, luego platicó con él, pero este lunes fue encontrado muerto, boca arriba.

Doña Aminta Obando comentó que su vástago no padecía de ninguna enfermedad, que había llegado un día antes a la casa y le llamó la atención que le pidió que se cuidara, e igual petición le hizo a sus hermanos.

“Mi hijo mayor entró (adonde estaba el cuerpo) y dice que tiene la boca reventada, como que le quitaron las piezas dentales de plata que tenía. Por eso pedimos a las autoridades que remitieran el cuerpo al Instituto de Medicina Legal, para descartar mano criminal”, indicó Obando.

La forense Darling Putoy Muñoz dijo ayer que no podía brindar declaraciones, porque aún no determinaban la causa de la muerte.