Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN
Porque un hombre comprometido insistentemente enamoraba a Francis Eliett Obando Rivas, de 15 años, ésta perdió la vida producto de dos profundas estocadas que le asestó con un filoso puñal la endemoniada y celosa consorte del embelesado sujeto. Nubia Ramona Ortega Díaz, de 19 años, es la autora del crimen acaecido en la comarca Sarawas, 18 kilómetros al norte de Mulukukú, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

La víctima fue atacada por la espalda con una estocada y al instante que se volteó fue alcanzada por otra que le penetró en el pecho izquierdo y que resultó mortífera, porque le perforó el corazón.


Retadora
“Eso es lo que querías. Ah, así querías. Jodido conmigo y con mi hombre nadie se mete y el que lo hace ya sabe, oyeron todas”, aseguran pobladores que gritaba histérica y con el pie encima del cadáver, Nubia Ramona, al asesinar a quien creía que era su rival.

Se afirma que los que atónitos presenciaron el abominable hecho huyeron y otros prefirieron ocultarse detrás de las rústicas viviendas y frondosos árboles, ya que la violenta mujer blandía el filoso puñal, el que aún chorreaba gotas de sangre.

La victimaria consumó el crimen acompañada de Arely Johana Rivas Obando, prima hermana de la ahora fallecida, aseguran testigos desde ese recóndito lugar.

El detestable crimen ocurrió cuando la víctima, Francis Eliett, compraba productos alimenticios en una pulpería del caserío de Sarawas, hasta donde llegó la asesina y sin decir palabra alguna la atacó.


Ni caso le hacía
Se conoció que la ahora difunta nunca correspondió a los cortejos del cónyuge de la victimaria, -cuyo nombre no fue posible obtener-. Sin embargo, hasta la casa de la señalada llegaron los chismes de que el varón se “entendía” con la quinceañera y de que lo vieron besándose y hasta salir de la casa de la difunta a medianoche.

Esto resultó intolerable para la Nubia Ramona, quien dijo que era suficiente, que hasta ahí iban a llegar las cosas y que algo iba a ocurrir, premeditación que llevó a efecto, pues se apoderó del filoso puñal, buscó a la jovencita y la mató a sangre fría.

La presunta autora de este crimen está detenida, al igual que su amiga, Arely Johana. Ambas serán acusadas por el delito de asesinato.