•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La última vez que Leoncio Casiano Trujillo vio la luz del día fue ayer. Pereció a sus 89 años, bajo las llantas de un bus de la Ruta 110, cerca de la parada ubicada sobre la pista Radial Santo Domingo, a las 9:20 de la mañana, cuando se dirigía hacia el Mercado “Roberto Huembes”.

Según testigos, en un primer momento el anciano se encontraba en medio de la pista, sobre la raya amarilla, y se cruzó rápidamente para tomar el bus, pero cuando iba a abordarlo, la puerta se cerró y le prensó la camisa. El anciano fue golpeado por el automotor y cayó sobre el asfalto, donde las llantas traseras de la unidad pasaron sobre su cabeza.

Agentes de la Dirección de Tránsito del Distrito Uno se hicieron presentes a la escena, para iniciar las investigaciones y determinar si el conductor de la unidad de transporte urbano, Alberto Antonio Saavedra, de 35 años, es responsable o no del delito de homicidio imprudente.

De acuerdo con paramédicos de la Cruz Roja, el deceso de Trujillo se debió a “múltiples fracturas a nivel de la cabeza, con exposición de masa encefálica”.

Iba en busca de trigo para las aves

Mercedes Vega Villagra, de 62 años, aseguró que el ahora occiso era originario de San Juan del Sur, pero desde hace años residía en la colonia Máximo Jerez, porque ella le había dado alojamiento por los lazos de amistad que los unían.

Al momento del fatal suceso, el anciano se dirigía al mercado a comprar trigo para las aves que él alimentaba diariamente.

Mientras el cuerpo sin vida de Trujillo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, IML, el conductor del bus fue llevado a las celdas preventivas de la Primera Delegación policial de Managua.

Esta es la segunda desgracia protagonizada por un conductor de bus en menos de 72 horas en Managua, porque el jueves en la noche falleció atropellado por una unidad de la Ruta 104, Julio César Flores.