•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De triple luto está una familia de San Ramón, porque dos hermanos y un yerno se asfixiaron al tratar de lavar un pozo cuya agua utilizaban para tomar.

La tragedia se registró en la comunidad Babilonia, de la comarca Azancor Abajo, en el municipio San Ramón, Matagalpa, cuando la pareja compuesta por María Elida Quintero Hernández y Aníbal Pérez Ponce, junto a Reynaldo Quintero Hernández, decidieron lavar el pozo de quince metros de profundad.

Glenda Karina Ruiz Quintero, sobrina de los hermanos Quintero, aseguró que a eso del mediodía del viernes comenzaron a lavar el pozo; primero bajó su tío Reynaldo y comenzó a sacar agua, pero a los pocos minutos vio que este estaba temblando, por lo que le dijo a su tía María Elida lo que ocurría.

María Elida inmediatamente descendió al fondo del pozo para tratar de rescatar a su hermano, pero también ella comenzó asfixiarse, por lo que su marido, Aníbal Pérez, se lanzó para rescatarla, pero este también se asfixió.

Gritó y gritó

“Yo comencé a gritar y a llorar, por lo que vino la gente que vive en las casas cercanas, pero ya nada pudieron hacer; mis tíos estaban muertos”, aseguró la joven, que había llegado de Managua a San Ramón, para visitar a su abuelo.

Douglas Barrera Quintero, pariente de las víctimas, señaló que los tres cuerpos fueron rescatados por los Bomberos del municipio San Ramón, quienes se presentaron al lugar junto a agentes de la Policía Nacional, personal del Minsa y la forense, ya que ellos no los podían sacar.

Amado Quintero Dormus, padre de María Elida y Reynaldo Quintero, lamentó haber quedado solo, porque eran sus dos únicos hijos. Ahora espera la ayuda de sus hermanos y hermanas para darles cristiana sepultura.

Cuatro huérfanos

La forense Madeling Valdivia señaló que las víctimas fallecieron por asfixia mecánica, por falta de de oxígeno, debido a que el sitio a donde descendieron, dentro del pozo, es profundo.

Por su parte el jefe de la Policía de San Ramón, capitán Francisco Ramón García Mairena, comentó que Aníbal Pérez Ponce era originario del municipio de Condega, departamento de Estelí.

La pareja deja a cuatro niños en la orfandad, incluyendo uno que tiene un año de nacido.