elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hieren y se llevam C$700,000

Seis sujetos desconocidos, cubiertos con pasamontañas y con ropa camuflada, balearon al comerciante de ganado Antonio Matamoros y al oficial de policía Manuel Antonio Amador, cuando circulaban en la cuesta La Venada, ubicada unos 20 kilómetros al sur de la cabecera municipal.

Amador dijo que siempre viaja por esa zona a comprar ganado, pero fueron sorprendidos por los seis elementos, que tras herirlos los desarmaron y se llevaron C$700,000 que portaba Matamoros.

Hace ocho años, Eddy Matamoros, hijo de don Antonio, sufrió un atentado en la misma zona.

El comisionado Ramón Castillo, jefe de la Policía en Nueva Guinea, informó que por el momento no tienen detenidos en este robo agravado, pero se están realizando las investigaciones pertinentes.

Los lesionados fueron remitidos al hospital regional de Juigalpa, Chontales. Janeth Oporta Vásquez / Nueva Guinea

Con el delito a cuestas

La Policía de Nueva Guinea puso tras los barrotes a Luis Antonio Obando Cruz, quien visitaba este municipio supuestamente para robar, porque él procede de Juigalpa, Chontales.

El joven fue descubierto cargando electrodomésticos ajenos que pensaba empeñar para comprar droga.

Según la versión oficial dada por Juan Carlos Rizo, investigador policial, la señora Kimberly Rodríguez Aguirre, quien habita en la Zona Cuatro de Nueva Guinea, denunció que su vivienda estaba sola cuando sujetos desconocidos se introdujeron y se llevaron un televisor, un equipo de sonido, un DVD, un par de zapatos y dos cubrecamas.

La Policía envió una patrulla al lugar y tres días después, a través de los órganos de inteligencia, dieron con el sujeto que llevaba los electrodomésticos e iba rumbo al mercado municipal buscando cómo empeñar o vender los artefactos. Fue detenido, y aunque se corrió con las esposas puestas, fue atrapado nuevamente a varias cuadras.

La Policía está detrás de los receptadores de los objetos robados. Francisco Robles Velásquez, quien se gana la vida como radiotécnico en el mercado municipal, ya le había dado dinero a Obando por uno de los artefactos eléctricos, por lo que será investigado.

El investigador policial Rizo añadió que el delito de robo con fuerza se da por temporadas, especialmente en fechas de celebraciones. En lo que va del presente mes se han reportado 13 casos, de los que el 60% ya se esclarecieron. Janeth Oporta / Nueva Segovia

Buscan a pica-pleitos

La Policía esteliana busca a dos sujetos solo identificados como Saúl y Evener, por ser los presuntos autores del delito de lesiones en perjuicio Luis Carlos Dávila Fajardo.

La señora María Anita Fajardo Castellanos denunció el caso y señaló que se encontraba en su casa de habitación cuando escuchó unos gritos que indicaban que iban a matar a uno de sus parientes. Salió de la casa. Era su ahijado, miró que un tipo lo golpeaba salvajemente mientras este yacía tirado en la vía pública, inconsciente. En ese momento varios de sus familiares salieron a auxiliarlo, por lo que el que lo golpeaba huyó.

En tanto Silvia del Carmen Castillo Castillo denunció ante las autoridades policiales que su hijo, Máximo Josué Benavides Castillo, fue víctima de lesiones graves cuando cuatro elementos desconocidos le asestaron varias puñaladas en la espalda.

Castillo Castillo destacó que conoció de lo sucedido cuando varios vecinos le dijeron que Máximo Josué estaba en el hospital de Estelí internado en la Sala de Cirugía de Varones.

Detectives e investigadores de la Policía esteliana se encuentran realizando las indagaciones para dar con el paradero de los autores de estos dos casos de lesiones graves, confirmó la capitana Yessenia Herrera, portavoz policial en Estelí. Máximo Rugama / Estelí

A la boca del lobo, con marihuana

Germán Rivera Mejía, de 47 años, fue sorprendido cargando 242 gramos de marihuana, en el momento que intentaba ingresar a las instalaciones del Sistema Penitenciario Regional “Puertas de la Esperanza”, en Estelí.

El sospechoso “se metió a la boca del lobo”, como popularmente se dice, camuflando la droga con los alimentos que llevaba en un balde.

Al verlo sospechoso y nervioso, los policías y el personal del penal procedieron a revisar la cubeta que Rivera portaba y encontraron un depósito conteniendo la droga.

La capitana Yessenia Herrera Flores, portavoz de la Policía esteliana, señaló que Rivera Mejía es originario de la ciudad de Ocotal, Nueva Segovia. Máximo Rugama / Estelí