•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un error mortal fue lo que ocasionó el incendio donde perdió la vida la arquitecta Delia Elena Nidome Rocha, quien tenía 26 años y habitaba sola en su vivienda ubicada en residencial Bello Horizonte, la madrugada del miércoles 19 de junio.

Las investigaciones preliminares de la Policía Nacional y de la Dirección de Bomberos, señalan que la joven arquitecta dejó encendidos dos abanicos de techo en la sala de su casa, los que se recalentaron y provocaron el siniestro.

“La víctima estuvo realizando un trabajo de la universidad, con dos amigas, las que se fueron a eso de las 10:00 pm. Nidome se enllavó como de costumbre, pero se olvidó de apagar los dos abanicos de techo, por lo que se recalentaron los cables y las bobinas de los ventiladores, ocasionando el incendio que consumió por completo la sala de la vivienda”, informó la capitana Marlene Portillo, jefa de secretaría del Distrito IV de Policía.

En el informe policial detallan que en el portón principal tuvieron que romper las dos cerraduras y los cuatro candados que este tenía, para así ingresar al porche de la vivienda, y para poder ingresar a la sala rompieron la segunda puerta de metal, enllavada con cerradura y un candado.

“Fue a eso de las 2:45 am que la joven se despertó producto del humo que se concentró en los cuartos ubicados en el segundo piso, donde dormía la víctima, quien trató de salir pero no pudo hacerlo debido a que las ventanas que son corredizas estaban enverjadas y con malla expandida, además por fuera pasaban tres cables de la cerca eléctrica de 110 voltios”, agregó la capitana Portillo.

Por asfixia

El dictamen postmortem realizado por el forense Néstor Membreño, determina que la arquitecta Nidome falleció por edema pulmonar debido a asfixia química por intoxicación de monóxido de carbono, y descartó muerte homicida.

Esto fue reforzado por las investigaciones realizadas por los especialistas de Averías, Explosiones e Incendios, Avexis, del Laboratorio Central de Criminalística de la Policía Nacional, quienes descartaron presencia de mano criminal, porque se constató que no existió presencia de hidrocarburos, es decir sustancias combustibles en el lugar del siniestro.