•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |


Una niña de catorce meses falleció; otra de tres años,  y dos adultos, resultaron lesionados cuando se trasladaban en un carretón halado por un caballo de la hacienda El Ensayo hacia Chinandega y fueron atropellados por un cabezal que halaba una rastra.

Frente a una hacienda situada cerca de la Quinta Amberes, en el kilómetro 135 de la carretera Chinandega-Corinto, yacía el cadáver de la niña Alison Anay Magaña Guido, de 14 meses, quien murió instantáneamente a las 4:45 de la madrugada de ayer viernes, tras ser catapultada por el cabezal White Volvo, placas CH-04197, que halaba la rastra placas CH-10851, manejado por Manuel de Jesús Mojica Rivera, trabajador del transportista Manuel Morales, de Chichigalpa.

Madre y abuelo también heridos

Además resultaron lesionados Joselin Estefany Magaña Guido, de tres años, quien se encuentra en el Hospital Materno Infantil “Mauricio Abdalah”, de Chinandega; María Rosibel Henríquez Guido, de 27, y Ángel Ramón Guido Molina, de 46, madre y abuelo de las dos niñas, quienes están en el Hospital España, de esta ciudad.

Luis Carlos Magaña Guzmán, de 22 años, padre de las dos pequeñas, quien también se trasladaba en el carretón con la idea de vender yuca y plátanos en un mercado de Chinandega, y resultó ileso, relató a EL NUEVO DIARIO que salieron a las 4:10 de la madrugada hacia Chinandega, cuando en eso apareció en la vía el cabezal, que venía a exceso de velocidad, y al aventajar otro camión los colisionó con el lado izquierdo.   
“Íbamos a vender los plátanos y la yuca para comprar leche a las niñas, pero desgraciadamente ocurrió el accidente. Encendí tres veces una lámpara de mano, pero el cabezalero no atendió la señal”, expresó entre sollozos el progenitor.

Mientras tanto, el abuelo de las dos menores, quien salió con la pierna izquierda lesionada, dijo que el cabezalero manejaba a exceso de velocidad, invadió el carril, intentó capearse, pero fue imposible.

El chofer del cabezal negó la invasión del carril y afirmó que esquivó a un camión que traía las luces altas, y lastimosamente impactó el carretón que trasladaba a las cinco personas.
“Iba hacia el puerto de Corinto a traer granos. Ellos venían dormidos y no hicieron ninguna señal. Nadie quiere matar a nadie, me gano la vida dignamente”, afirmó el chofer, quien fue detenido por oficiales de Tránsito, que investigan las causas del accidente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus