• Boston / EE.UU. |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los nicaragüenses Álvaro Largaespada y su hija, Scarleth Largaespada, volvieron a nacer luego que la camioneta en que viajaban rumbo a Nueva York para participar en la graduación de Secundaria de uno de sus sobrinos, se estrelló contra la valla de la carretera, la que evitó que el vehículo diera más vueltas.

El accidente ocurrió en la autopista que va de este a oeste, cerca de la ciudad de Worcester, Massachusetts.

Según el relato de Álvaro Largaespada, ellos viajaban a una velocidad de 100 kilómetros por hora, que es la velocidad mínima para viajar por esa autopista.

Al aproximarse a la ciudad Worcester, la llanta delantera derecha se fue en un hueco de la autopista, lo que ocasionó su explosión, momento en el que Álvaro Largaespada perdió el control de la camioneta que utiliza para transportar sus herramientas de trabajo. Él es contratista.

Al perder el control del vehículo, este dio vueltas al mejor estilo de las películas de Hollywood, pero las vallas de la autopista impidieron un desastre mayor y eso les salvó la vida, además, llevaban puesto el cinturón de seguridad.

“Estamos vivos de milagro, el impacto fue muy grande y todavía no salgo del asombro por el que pasamos. Le doy gracias a mi padre celestial que nos guardó la vida, con esta nueva oportunidad que tengo de vivir, tengo la oportunidad de apreciar más mi vida”, relató Largaespada, quien es originario de la comarca Copaltepe, Nagarote.

Los nicaragüenses fueron trasladados de emergencia al Hospital de “Umass Memorial Campus”, de la ciudad de Worcester.