• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El niño de once años de edad, José David Zabala López, perdió la vida la mañana del martes 25 de junio, cuando cayó de una bicicleta conducida por otro menor, en el preciso momento en que pasaba un bus de la Ruta 164, en el barrio Bóer, a dos cuadras de la vivienda de la víctima.

El autobús placas M-0523 era conducido por Danilo Espinoza, quien aseguró que los menores se estrellaron contra la unidad, mientras los testigos manifestaron que el niño que conducía el velocípedo perdió el control del mismo.

“K.A. (conductor de la bicicleta) no pudo dominar el peso del otro niño y cayó, con tan mala suerte que fue del lado de la pista y en ese momento iba pasando el bus”, dijo una de las testigos, quien no quiso identificarse.

Mediarán

K.A. tiene 10 años y al momento del accidente llevaba en su bicicleta un balde de tortillas para una vecina. Zabala, quien estaba sentado en la acera de la casa donde hacen las tortillas, le pidió que lo llevara.

“¿Vamos?”, le preguntó Zabala, pero K.A. le contestó: ‘No, porque no te aguanto’, pero aun así el niño se subió en la bicicleta. Yo lo bajé, pero después salió corriendo y al final logró montársele de nuevo, y fue al regreso que sucedió la tragedia”, narró Valeria Lara Laguna, empleada de la tortillería.

“Yo estaba en el trabajo cuando me avisaron de la desgracia, su mamá también estaba laborando. Él estudiaba en la tarde, por eso andaba donde el amiguito. Sé que la muerte de mi hijo no tiene precio, pero vamos a tratar de arreglarnos con el señor del bus”, dijo visiblemente consternado Reynaldo Zabala, padre de José David, quien era el menor de los tres hijos que procreó.

Espinoza, el conductor del bus, está detenido en la Subdelegación del Distrito II de Policía, donde no quisieron brindar información sobre el croquis del accidente, por lo que se ignora la causa del mismo.

Inhalante de pega perece arrollado

Pobladores de las comunidades vecinas al kilómetro 38 de la carretera Catarina-Niquinohomo, llamaron a la Policía para informar que sobre la vía había un muerto.

El cuerpo fue identificado como Juan Ramón López Hernández, quien tenía 22 años y era originario de Catarina.

Según María Teresa del Rosario Hernández, su hijo era inhalante de pega desde hace 7 años.

La causa de la muerte fue un trauma craneoencefálico severo y excoriaciones.

El conductor del vehículo que lo arrolló, huyó. Orlando Barrios / Masaya