Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Cincuentón culpable por violar a un niño
Una larga “estadía” en la prisión tendrá un hombre de 52 años, de apellidos Duarte Sánchez, que fue declarado culpable del delito de violación en perjuicio de un niño de diez años, quien no pudo rendir testimonio durante el juicio en el Juzgado Quinto Penal de Juicio, porque cuando lo quisieron interrogar, entró en shock y se echó a llorar.

“Sus ojitos dicen más que mil palabras”, dijo el juez Sergio Palacios, a la hora de emitir el fallo de culpabilidad, tras analizar lo poco que el niño dijo, la testifical del médico forense que determinó que el pequeño fue objeto de abuso porque tenía los pliegues anales borrados y el testimonio de la abuela del menor, pruebas que en su conjunto inculparon al acusado, quien ahora está en prisión a la espera de sentencia.

El nuevo Código Penal establece que la violación se castiga con ocho o doce años de prisión, pero cuando la violación tiene agravantes, la pena máxima es de 15 años tras las rejas.

El crimen por el que el hombre fue inculpado ocurrió en un barrio del Distrito Cinco de Managua, donde el imputado vivía. Se conoció que el hombre empezó a darle regalos al menor, hasta que con engaños lo llevó a su casa y lo violó contra natura.

Durante el proceso, el abogado defensor señaló que nadie vio a su cliente violar al menor y que la prueba científica igualmente exculpaba a su defendido. Pero el juez dijo que quisiera haber tenido dudas a favor del reo, pero no fue así.

Acusada por muerte de policía renuncia al jurado
Por medio de un escrito, la acusada por la muerte del policía José Rafael Ramírez Acosta, Laura Carolina Soto Sirias, de 22 años, renunció a su derecho a tener un juicio con jurado, de tal forma que será el juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, quien decidirá su suerte el próximo 16 de octubre, en juicio oral y público.

La joven está acusada por la supuesta autoría de homicidio imprudente, delito que tiene una pena que va de cuatro a ocho años de cárcel.

La familia del fallecido policía de tránsito nombró a Flavia María Ojeda como acusadora particular, en tanto que la acusada por medio de su abogado presentó prueba de descargo.

La principal prueba que tiene la Fiscalía es el examen de alcoholemia que revela que el 31 de agosto, a las 4.15 de la madrugada, la imputada conducía con 4:00 gramos de alcohol por cada litro de sangre al momento que se pasó llevando la moto en la que el oficial viajaba, sobre el kilómetro 11.5 de la Carretera a Masaya.