•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para la señora Amparo Pozo, viajar hacia el norte del país al caer la noche es un peligro porque no sabe si llegará a su destino, dado que la Panamericana Norte ha sido escenario de varios accidentes de tránsito que han cobrado muchas vidas, como el que ocurrió la noche del viernes que dejó dos muertos.

El accidente ocurrió a las 7:00 de la noche en el kilómetro 56 ½ de la Panamericana Norte, exactamente en la cuesta El Coyol, donde fallecieron Yamil Josith Cardoza, de 32 años, y Lesther González Altamirano, de 25. Ambos viajaban a bordo de un cabezal que impactó contra un bus de la ruta Estelí-Managua.

De acuerdo con las autoridades policiales del Distrito VIII, en el Municipio de Tipitapa, la causa del mortal accidente fue la invasión de carril realizada por el conductor del bus placa M 0034, Herling Federico Estrada, de 34 años, quien viajaba de sur a norte con al menos nueve pasajeros. Él se encuentra detenido.

Pese a que el impacto fue en el lateral izquierdo, Yader Mairena Rivera, de 32 años, conductor del cabezal placa M 192587, solo tuvo lesiones leves y fue trasladado al Hospital Alemán Nicaragüense, donde no se pudo obtener datos sobre su actual estado de salud.

Temor fundado

Producto del accidente, también resultaron con heridas de consideración: Jesús Pastor Aguilera García, de 33 años, cobrador; Edwin Manzanares, de 22, y una persona que se identificó solo como Julio, quien viajaba como pasajero del autobús.

Un accidente como el ocurrido la noche del viernes es lo que teme doña Amparo Pozo, quien comentó que en más de una ocasión ha tenido que regañar a los conductores de buses, porque le parece incorrecto que estos vayan hablando o chateando por celular.

“Una vez a un muchacho le dijimos (ella y otros pasajeros) que lo íbamos a denunciar si seguía utilizando el celular mientras conducía, porque eso es peligroso y no son animales los que llevan, pero también debo reconocer que hay conductores que respetan las señales y conducen moderados”, refirió Pozo, mientras este sábado esperaba el bus que la llevaría hacia Jalapa.

Pozo no es la única que siente temor al viajar sobre la Panamericana Norte utilizando el transporte intermunicipal. Wilfredo José Olivas Castillo, quien se encontraba esperando una unidad de bus en la terminal del mercado de Mayoreo, dijo que después de ver tantos accidentes, los pasajeros sienten miedo al viajar de noche.

Conductores de buses callan

“Usted sabe, por mucho que los buses estén en buen estado (mecánico), uno nunca sabe lo que pueda pasar. En esa carretera ha habido muchos accidentes de tránsito. A veces la desgracia llega, ¿pero qué podemos hacer?, uno tiene que viajar”, expresó Olivas.

Por su parte, Kenia Martínez, quien frecuentemente viaja hacia el norte del país, indicó que una de las medidas que ella ha tomado es viajar solo durante el día, porque ha visto en las noticias que la mayor parte de accidentes ocurren de noche.

“Lo que hago es no viajar de noche, no me gusta, trato de evitarlo. Ya vi lo que pasó anoche (viernes), murieron varias personas”, refirió Martínez.

El Nuevo Diario trató de abordar a dueños de buses que viajan hacia el norte del país o a los conductores, para saber si tomarán medidas a raíz de lo ocurrido, pero los primeros se excusaron diciendo que el “encargado” no estaba y los segundos no quisieron comentar nada.