•  |
  •  |
  • END

Lo que pretendió ser una fiesta con ribetes de orgía se tornó en tragedia cuando Yamil Mora Gutiérrez, de 34 años, falleció aparentemente por una sobredosis que le provocó un paro cardiaco.

Gutiérrez, junto a Guillermo Blandón Cerda, de 30 años, invitaron a su casa, ubicada de Tica Bus, dos cuadras al sur, diez varas al este, a unas prostitutas que suelen operar en la Carretera a Masaya, las que supuestamente les suministraron alguna sustancia en la bebida alcohólica que tomaban y ambos hombres se desmayaron.

El sargento mayor Jorge Viera, de la Dirección General de Bomberos, manifestó que al llegar al sitio, a brindar los primeros auxilios, Guillermo aún estaba soñoliento, pero Yamil estaba sin signos vitales y tenía una apariencia cianótica, o sea que los labios, la piel, y las uñas estaban morados. “Ése es el resultado de falta de oxígeno en la corriente o el flujo sanguíneo”, recalcó Viera.

Una fuente de la Policía informó extraoficialmente que los jóvenes presentaban intoxicación por drogas. Esta versión también fue emitida por un vigilante del sector, que dijo a EL NUEVO DIARIO que a menudo en la casa donde se dio el hecho se hacían “bacanales”, donde incluso las muchachas salían a las dos o tres de la madrugada en ropa interior, “bien locas”, a bailar al aire libre.

Robaron
La Policía de la Tercera Delegación investiga el caso, ya que además del fallecimiento de Yamil, de la casa fueron sustraídos varios electrodomésticos y otros objetos de valor.

Guillermo se dirigió al Distrito Tres para brindar declaración e información que ayude a esclarecer o a conocer qué tipo de sustancia fue la que consumieron.

El cuerpo de Yamil Mora fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde se realizará la autopsia para determinar la circunstancia de la muerte y saber qué tipo de droga fue utilizada para dormirlos y robarles, pero que acabó con la vida del hombre.

Don Ángel Mora, padre de Yamil, ayer por la mañana viajaría a los Estados Unidos, pero por cosas del destino el avión lo dejó. “Puedo decir que fue algo celestial… iba a casa de mi hija, en Tampa Bay, pero hubo un problema, el vuelo iba a salir con una hora de retraso, me habría enterado hasta que llegara donde mi hija, no sé qué fue lo que pasó. Aparentemente hubo una fiesta y vamos a esperar qué dicen las investigaciones”, aseguró don Ángel Mora.

Asimismo declaró que su hijo era el propietario del negocio “Seguridad Digital”, que estaba comprometido con una joven que habita en Estados Unidos y que en la casa vivía con un amigo.