•  |
  •  |
  • END

CARAZO

Temerosa de que su hijo pudo reeditar el episodio sangriento del nicaragüense Natividad Canda, Petronila Ruiz Pavón manifestó a EL NUEVO DIARIO que para su recuperación, el menor Félix Pedro Castañeda Ruiz, de 14 años, deberá ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas luego que el pasado sábado fuera atacado brutalmente por un perro de raza pitbull.

El hecho ocurrió en horas de la noche cuando el adolescente se encontraba jugando en la acera de la casa, ubicada en el Reparto Primero de Mayo, en la ciudad de Jinotepe, y de pronto apareció en escena el perro.

“Sólo escuché gritos y en ese momento recordé lo ocurrido con el caso de Canda en Costa Rica… ya me lo mató a mi hijo, pensé. Salí de la casa y observé un charco de sangre en el pavimento y después me desmayé”, añadió Petronila Ruiz.


Rostro, costillas…
El infante fue trasladado al Hospital Santiago, de Jinotepe, con un desgarre de más de diez centímetros en la piel de la parte frontal derecha del rostro, más cuero cabelludo. Además llevaba exposición de las costillas del lado derecho de la espalda, debido a que el can enfurecido le propinó varios mordiscos.

Debido a la gravedad del caso, el menor fue trasladado al Hospital “Fernando Vélez Paiz”, donde le realizaron un lavado quirúrgico y le inyectaron contra la rabia.

La progenitora del jovencito agredido por la bestia expresó a END que el can era propiedad de Gerald Guevara. El can fue llevado por el Minsa para examinarlo y luego lo sacrificaron en un basurero aledaño al lugar de los hechos.

END buscó la versión de la propietaria del can, pero ésta no quiso brindar declaraciones argumentando que se encontraba muy ocupada.

“Espero poder realizar una fuerte campaña en contra de los perros, ya que en este sector donde vivimos hay una gran cantidad que deambula libre por las calles, y ponen en peligro nuestras vidas. Como madre estoy sufriendo mucho porque mi hijo y toda la familia todavía estamos traumatizados con lo ocurrido, pero gracias a Dios mi hijo está vivo”, comenta Petronila, aún nerviosa y con lágrimas asomándose a su rostro.