Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Dos veces no culpable
Por segunda vez, Vilma Azucena Mejía López, de 45 años, probó no ser culpable por la muerte de su marido, el comerciante José Santos González, quien fue presuntamente asesinado por dos sujetos que aún están prófugos, la madrugada del 28 de febrero de 2005. Su cuerpo fue encontrado en la entrada de la Finca Palo Verde, kilómetro y medio al sur del Barrio “Orontes Centeno”, de Tipitapa. El Ministerio Público acusó a Mejía por supuesta coautoría, pero su abogado Walter Centeno probó que la mujer nada tuvo que ver en el crimen. Valga decir que Mejía ya había sido juzgada en Tipitapa, pero el Tribunal de Apelaciones de Managua anuló todo el proceso y ordenó que se reeditara en el Juzgado Octavo Penal de Juicio, a cargo del doctor Tomás Eduardo Cortés. Uno de los asteriscos del proceso, que duró cinco meses, es que el juez tuvo que requisarle el carné que le otorgó la Dirección de Prensa del Complejo Judicial Nejapa a una supuesta periodista, porque ni era una profesional de la información ni promotora de derechos humanos, como decía.

Jurados “faltones” atrasan juicio
La abogada Nohemí Pavón Gallard, directora del Bufete Jurídico Gallard y Asociados, y asesora de René Ortega, representante de la empresa de envíos 22/24, se declaró preocupada por la ausencia de candidatos a jurados, lo que ha acarreado tres suspensiones y reprogramaciones dentro del juicio que se le sigue a cinco personas acusadas por la supuesta coautoría de estafa. “Es algo preocupante porque pude constatar que las personas que son citadas como candidatas a juicios andan perdidas en las salas y personalmente tuve que indicarles a seis de ellas adonde es que debían de ir”, señaló la abogada, quien sugirió a la Corte Suprema de Justicia crear una sala de recepción de candidatos a jurados para que de ahí un cuerpo de edecanes los traslade a la sala de juicio respectiva, “porque cada jurado que se suspende le cuesta miles de córdobas al Poder Judicial”, comentó. Agregó que si bien es cierto cuando no hay quórum el tiempo de demora del proceso se atribuye a fuerza mayor, la situación es preocupante.

Un perro no vale una vida
El fiscal Guillermo Alemán solicitó al juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, que castigue con doce años y cuatro meses de prisión a Jacqueline Vargas Gutiérrez, quien fue declarada culpable por homicidio y violación de domicilio en perjuicio de Jessica Yasuri Morales y Brenda Teresa Morales, respectivamente. Por el mismo delito están acusados Donald y Jorge Luis Vargas Gutiérrez, ambos de 25 años y apodados “Los Gemelos”. Supuestamente fue Donald el que le propinó una estocada en la espalda a Morales, en reclamo de un perro pastor alemán que la madre le había comprado en 150 córdobas. Los agresores reclamaban como suyo al animal robado. El crimen ocurrió el 19 de febrero de este año, en el Barrio Santo Domingo.