•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con dos testigos claves cuenta el Ministerio Público para inculpar a Francisco Hilario Araica Pomares, de 24 años, y a William René Castillo Medina, de 32, por los delitos de asesinato y robo agravado en perjuicio del taxista Leoncio Padilla Pérez, ultimado la madrugada del 14 de julio en la laguna de Xiloá.

La titular del Juzgado de Audiencias de Ciudad Sandino, Karen López, programó el juicio para el 5 de septiembre a las 10:00 a.m. y mantuvo la prisión preventiva para Araica y Castillo.

“Uno de los testigos con que cuenta la Fiscalía, es un mecánico que habita en Nagarote, donde Castillo llegó a ofrecerle la gata hidráulica y la llanta de repuesto del vehículo taxi Lada rojo, placa M-01755, que le fue robado a la víctima horas antes”, relató la fiscal Karla Andino.

“Este testigo notó que Castillo andaba manchado de sangre los zapatos y la vestimenta, lo vio en actitud sospechosa y se imaginó que los artículos que vendía podían ser robados, por lo que dio aviso a la Policía. El detenido al ser interrogado por el oficial del por qué tenía manchas hemáticas en su ropa, este contestó que era destazador de cerdo”, agregó la fiscal Andino.

“Otro de los testigos es un trabajador de una gasolinera, donde los acusados llegaron junto a la víctima en el taxi a comprar C$50 en combustible y vio que se fueron con dirección a la laguna de Xiloá a eso de las 4:40 a.m. del pasado 14 de julio. Los acusados golpearon con una piedra en la cabeza a Padilla y aún estando con vida fue lanzado a la laguna donde se ahogó”, señaló la fiscal.

Insiste en inocencia

Sin embargo, en la audiencia inicial celebrada ayer a primera hora, Araica reiteró su inocencia, “Soy inocente, ese día (cuando ocurrió el crimen) iba al raid, mi único pecado fue haberme montado a ese taxi creyendo que era de él (Castillo)”, alegó el detenido, quien hace ocho días manifestó que viajaba como pasajero y que no se acordaba de nada porque iba ebrio.

En el libelo acusatorio señalan que el móvil del crimen fue por robarle a la víctima el taxi valorado en US$9,760 el que pretendían venderlo en piezas.