• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El Organismo de Investigación Judicial, OIJ, detuvo a dos nicaragüenses de apellidos Cas López y Aráuz Martínez, junto a seis personas más, sospechosas del asesinato del ambientalista costarricense Jairo Mora Sandoval, ocurrido hace dos meses en Moín de Limón, en el litoral caribeño de Costa Rica.

Los otros detenidos son un costarricense de apellidos Salmón Meléndez y su cónyuge, una mujer de apellidos Delgado Loaiza, y un hermano de esta. Además, se arrestó a un hombre de apellidos Quesada Cubillo, a otro sujeto apellidado Quesada Mira y a otra fémina de apellidos Martínez Chavarría.

El OIJ indicó que Mora fue asesinado por un grupo de roba-huevos, porque, supuestamente, él incumplió un trato y los denunció a la Policía.

La ONG con la cual trabajaba Mora habría acordado con diez roba-huevos pagarles US$300 a cada uno por devolver los huevos sustraídos. Con otro grupo, la ONG pactó que quienes llegaran primero se dejarían los huevos.

“Ante la falta de recursos de la organización ambiental, los roba-huevos se organizaron y alquilaron una buseta para llegar siempre primero, por lo que Jairo Mora llamó a la Policía”, indicó en rueda de prensa Francisco Segura, director del OIJ.

Según el OIJ, la banda tenía antecedentes penales por asalto y por infracción a la ley ambiental.

A los hombres se les acusa del delito de homicidio y a las mujeres del delito de receptación.

El crimen

El ambientalista fue asesinado por cuatro sujetos encapuchados, el pasado 31 de mayo en playa Moín, en Limón. El cuerpo estaba al lado del vehículo en el que viajaba.

El crimen se perpetró mientras Mora hacía un patrullaje con cuatro ambientalistas extranjeras para vigilar a los depredadores de huevos de tortuga.

Ese día, los atacantes ataron a las mujeres y las encerraron en una casa abandonada. Luego se llevaron al ambientalista. Las extranjeras lograron soltarse y pusieron la denuncia ante las autoridades.

Mora, de 26 años, fue encontrado atado de manos. Según la investigación forense, murió al asfixiarse con arena a causa de un golpe en la nuca. Laboraba para el centro de rescate animal Paradero Eco Tour, y era investigador de Widecast, a cargo del proyecto de conservación en Moín.