•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Creíamos que eran los maullidos de un gato, pero al observar el bulto y acercarnos, nuestra sorpresa fue ver a una recién nacida, con parte de la placenta y totalmente desnuda. A esa hora corrimos a envolverla en una colcha y llamamos a la Policía”, relata todavía asustada doña Felipa Leonor Velásquez López, de 60 años, quien ayer encontró a la bebé.

La Comisaría de la Mujer del Distrito X investiga el caso como exposición y abandono de menor, delito que ocurrió en la Zona III del municipio Ciudad Sandino, la madrugada de este miércoles 7 de agosto.

“Aquí nos levantamos temprano porque tengo una comidería en el Mercado Oriental, pero quien encontró a la niña fue mi nuera María Antonia Díaz, de 24 años, cuando se dirigía al baño”, agregó Velásquez López.

Prematura

La Policía trasladó a la infante al hospital de Ciudad Sandino, el “Nilda Patricia Velazco de Sedilla”, donde la estabilizaron, y luego la remitieron al Hospital “Fernando Vélez Paiz”.

“La recién nacida ingresó a eso de las 5:30 am, tenía bajo peso, apenas cuatro libras, cuando el peso debe ser de siete. Parece que era prematura. En este centro hospitalario no tenemos registro de partos recientes, por lo que la mujer pudo dar a luz en un lugar clandestino, pero será la Policía la que determine las circunstancias”, señaló la doctora Teresa López, jefa del Departamento de Epidemiología del hospital de Ciudad Sandino.

Fuertes sospechas

Aunque la Policía investiga y no descarta hipótesis, la familia Velásquez reveló que existe una joven originaria de El Sauce, León, que convivió por un tiempo con uno de los hijos de doña Felipa, el que falleció de un infarto hace ocho meses.

“La joven, a la que solo conocemos por el nombre de Leticia Marisol, llegó a pedir trabajo en la comidería, ahí se conoció con mi hijo y hasta se fue a convivir un tiempo con él, pero como tenía su matrimonio este decidió regresar con su esposa. La muchacha me decía que estaba embarazada y creía que nosotros le negábamos a mi hijo, y nunca creyó que él había fallecido”, manifestó doña Felipa.

Para determinar si la pequeña es o no nieta de doña Felipa, le realizarán la prueba de ADN, mientras tanto la menor continúa en una incubadora de la Sala de Neonatos del “Fernando Vélez Paiz”.

“Lo que nos llama la atención es que la tierna fue dejada en la puerta del cuarto donde vivía mi hijo, y como hay acceso desde la calle, hay muchas coincidencias. Si la niña es parte de la familia solicitaremos la tutela, porque aquí hay manos que la piden, hasta una vecina que no pudo concebir hijos y es pudiente, la pidió”, señaló Velásquez.

 

"Yo tuve 12 hijos, fui padre y madre y nunca se me ocurrió dejar botado a ninguno. Ahora que hay tantos métodos para evitar un embarazo no se puede perdonar esta actitud, deben castigar a esa madre desnaturalizada".

Felipa Leonor Velásquez
Habitante de Ciudad Sandino