•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía aún no ha identificado al sujeto o sujetos que asesinaron a golpes y cuchilladas a quien en vida fuera Inés Antonio Vargas Urbina, de 67 años, originario de la comarca Compasagua Abajo, municipio de Muy Muy.

Aunque inicialmente los parientes del difunto sospechaban que había sido violado, los forenses dijeron que no tenía señales de haber sido abusado sexualmente.

El cuerpo del infortunado campesino fue encontrado del Instituto Agropecuario “Santiago Baldovinos”, un kilómetro al norte, hasta donde se presentó la Policía Nacional para investigar cuáles fueron las causas del asesinato del campesino y quiénes fueron los autores.

Los agentes de Policía aseguraron que ya tienen a varias personas encartadas como sospechosas, pero hasta el momento no hay nada concreto, por lo que continúan con las investigaciones.

El cuerpo estaba desnudo, presentaba golpes en la cabeza y dos cuchilladas en el cuello que le cercenaron la yugular, heridas que según el forense le causaron la muerte.

No tenía enemigos

“Mi papá no tenía enemigos, porque aquí somos todos unidos, pero en este camino pasa gente mala que hace cosas malas, aquí no es una persona a la que han violado y golpeado, no importa que sea hombre o mujer, después de las siete de la noche este es un camino peligroso”, apuntó Henry Urbina Altamirano.

Explicó que fueron sus vecinos quienes les avisaron del hallazgo del cuerpo de su padre, por lo que se presentaron al lugar para identificarlo.

Relató que el día anterior al crimen, su padre había ido a cavar la sepultura de una señora que había muerto en la comarca, luego empezó a tomar licor con sus amigos, los que más tarde se marcharon a sus casas, quedándose solo. Horas más tarde fue asesinado a pedradas.