•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Josué Agustín Castillo Tórrez quería un hijo, pero las manos de los hermanos Miguel Ángel y Kevin Hernández Amador truncaron violentamente su sueño de paternidad, porque lo acuchillaron a pocos metros de su casa, en Acahualinca, la tarde del sábado diez de agosto.

Sobre las circunstancias del homicidio hay dos versiones, la que ofreció la vocería de la Estación Dos de Policía y la que dio la viuda, Ileana Orozco Hernández, de 26 años.

La dama explicó que su marido Josué Castillo estaba en su casa, ubicada a pocos metros de la Oficina de Ornato de la Alcaldía, en Acahualinca, cuando decidió salir a la calle con su pariente, Juan Bojorge, para conversar cerca del cauce, sitio hasta donde habría llegado Miguel Ángel Hernández para asestarle una puñalada en el abdomen, sin que mediara causa alguna.

Orozco explicó que en ese momento su marido se defendió con el cuchillo que acostumbraba cargar y le hizo una corrida a Miguel Ángel Hernández, pero en ese momento el hermano de este le propinó una segunda puñalada bajo la tetilla izquierda.

Herido de muerte y manando sangre, Josué Agustín caminó varios metros para llegar a su casa, en cuya sala se desvaneció. Inmediatamente fue auxiliado por sus hermanos que lo llevaron al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde expiró 15 minutos después.

Durante el trayecto al hospital, el herido no pudo más que clamar por su madre, que ahora vive el dolor de enterrar al primero de los once hijos que procreó.

Demandan justicia

“Fue de puro gusto, lo miró y fue como que le entró el Diablo y sacó el cuchillo”, reflexiona Orozco.

La versión que dio la vocería de la Estación Dos de Policía del caso indica que, supuestamente, la víctima tenía viejas rencillas con los hermanos Hernández Amador, y cuando se encontraron en la calle, se enfrentaron a cuchilladas, porque además todos andaban ebrios e inclusive uno de los involucrados en la desgracia tiene antecedentes por consumo de drogas.

Orozco ripostó diciendo que su marido andaba bueno y sano, y no tenía rencillas ni enemistad con nadie en Acahualinca, porque era una persona muy trabajadora (era ayudante de albañilería).

La Policía informó que Miguel Ángel Hernández se encuentra hospitalizado en el mismo lugar donde expiró su víctima, porque sufrió graves heridas, en tanto que Kevin Hernández está detenido como presunto coautor del homicidio.

También Esperanza del Carmen Ojeda, compañera de vida de Miguel Ángel, está detenida como cómplice del delito.

“Que pague por lo que hizo, porque con desquitársela no va a revivir”, demandaron la viuda y los parientes del fallecido que fue velado anoche en donde fue su casa de habitación, y hoy será enterrado en el Cementerio Milagro de Dios.