•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de huir por más de dos años de la justicia, la noche del domingo 11 de agosto fue capturado Ariel Ernesto Bellorín Centeno, de 19 años, quien era buscado por las autoridades del Distrito III de Policía, al privar de un impacto de bala en la parte posterior de la cabeza a un ciudadano el 7 de diciembre del 2011.

La víctima mortal fue Léster José Almendárez, de 25 años, quien habitaba en la comarca Cuajachillo Número 1, y el día que fue ultimado participaba en la tradicional Gritería, mientras que el homicida fue capturado en otra celebración religiosa.

“Mediante el trabajo de Fortalecimiento y Prevención que tiene la Policía fue capturado Bellorín, quien era parte de la multitud de gente que participaba en las fiestas de Santo Domingo de Nejapa y al ser recocido por los oficiales se dio cumplimiento a la orden de captura que tenía en su contra”, dijo el comisionado mayor Emilio Rodríguez, jefe del Distrito III de Policía.

Las autoridades policiales pusieron al capturado a la orden de la juez Noveno Penal de Audiencia, Indira Gallardo, quien emitió la orden de captura y es en su juzgado donde será procesado Bellorín por el homicidio en perjuicio de Almendárez.

Testigos

Unos adolescentes y testigos de la muerte de Almendárez dijeron a las autoridades policiales en su momento, que ellos regresaban de cantarle a la Purísima Concepción de María junto a familiares de la víctima, cuando se toparon con cinco sujetos a quienes ni volvieron a ver.

“Uno de los hombres dijo: ‘Pasen, no hay falla, pasen’ pero ninguno de nosotros le contestó. De pronto se escuchó un disparo y todos salimos corriendo, pero vimos caer a nuestro amigo (Almendárez) nos regresamos y ya estaba muerto”, manifestó uno de los menores el día de los hechos.

El homicidio ocurrió en la comarca Los Rugama, del colegio católico una cuadra al oeste, la víctima mortal dejó dos niños en la orfandad.