Orlando Barrios
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fue condenado a 24 años de prisión el padrastro “evangélico” y miembro del coro de la iglesia, que utilizaba somníferos para abusar de sus hijastras de 12 y 14 años, a quienes infectó con una enfermedad venérea.

La sentencia fue leída por la doctora Siria del Carmen Castillo, juez de Distrito Especial de Violencia, en Masaya, quien dictó a la pena máxima de 12 años de prisión por el delito de violación por cada víctima.

“Él admitió los hechos, por lo que fue condenado a 24 años de prisión, recordemos que las víctimas son dos niñas”, refirió la judicial.

La lectura de sentencia por el delito de violación contra las menores fue a puerta cerrada, a solicitud de la progenitora de las víctimas.

El delito fue consumado en agosto del año pasado y descubierto hace poco, cuando una de las pequeñas le reveló a su progenitora que tenía un granito en sus partes íntimas, y al llevarla al centro de salud se enteró de que la menor sufría una enfermedad de transmisión sexual.

Como “vitaminas”

El condenado, de 42 años, aprovechaba que su compañera de vida se iba a laborar, para darle a las niñas “vitaminas”, pero en realidad eran somníferos.

“Pregunté en la farmacia sobre el nombre de las pastillas y me dijeron que se trababa de un sedante”, dijo en su momento la progenitora de las menores, cuando inició el proceso judicial.

Las víctimas están bajo tratamiento psicológico en una institución femenina.

El Nuevo Diario intentó conocer la versión de la progenitora, pero esta no quiso brindar declaración.