•  |
  •  |
  • END

EL VIEJO, CHINANDEGA

El adolescente de iniciales A.A.F., de 17 años, es señalado de haber matado de una cuchillada en el abdomen al jovencito Léster José Moreno Rivera, de su misma edad, quien era originario de la Comarca San Luis, jurisdicción del municipio de El Viejo.

Una nota de prensa de la Policía de Chinandega reveló que a las tres y media de la tarde del domingo último recibieron denuncia de Jéssica Elieth Moreno Rivera, de 20 años, quien aseguró que a las nueve y media de la noche del sábado último se escenificaba una fiesta en la casa hacienda de la comarca Los Clavos, ubicada de la Hacienda Petacaltepe dos kilómetros al sur, cuando ambos adolescentes discutieron acaloradamente.

En la riña, A.A. propinó la estocada a Léster José, quien fue auxiliado por su primo, Armando Isaías Morales, quien lo trasladó de inmediato al centro de salud de la Comarca Aserradores, y luego al Hospital España, de Chinandega, adonde llegó sin signos vitales.

Miembros del equipo técnico de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega, realizaron inspección ocular, croquis, entrevistas y entregaron el cadáver de Léster José Moreno Rivera a su hermana, Jéssica Elieth, para darle cristiana sepultura.


Se le paralizó el corazón
Por otro lado, Carlos Marenco, de 65 años, originario del barrio La Cruz, de Chinandega, murió a las doce y media de la tarde de ayer lunes, cerca de un cafetín del Mercado Central de esta ciudad, cuando se le paralizó el corazón.

Gustavo Adolfo Rodríguez Gómez relató a EL NUEVO DIARIO que don Carlos almorzaba en el centro de compras y eventualmente visitaba su cafetín, donde apreciaba informarse a través de noticieros televisivos de la capital.

El comerciante aseguró que el jubilado tomó una taza de café, y a la media hora, tras platicar con varios amigos, se desvaneció como consecuencia del infarto.

El cabo Fernando Quintero, miembro del Cuerpo de Bomberos Federados de Chinandega (CBFCh) dijo que atendieron el llamado de un ciudadano, quien les informó en el puesto de mando que un anciano se había desmayado y vomitaba, por lo que acudió de inmediato para auxiliarlo, pero lamentablemente, cuando llegaron, el hombre ya no tenía signos vitales.