•  |
  •  |
  • END

CARAZO
Primero les interceptó el paso un bebedor consuetudinario que pedía un córdoba para continuar con su vicio, pero enseguida apareció un sujeto con un arma de fuego que exigió entregar todo lo que portaba. Así, Reyna Avilés de Jarquín, gerente de Western Union en Jinotepe, se vio obligada a desprenderse de su bolso, donde cargada ocho mil dólares y seis mil córdobas.

El hecho se dio a las cinco y media de la tarde de este lunes, cuando Reyna se dirigía a su vehículo, en compañía de su subordinada, Sorayda Obando, y a dos cuadras de la agencia de envío de dinero fueron sorprendidas por el alcohólico, que aparentemente nada tenía que ver con el asaltante que estaba por aparecer.

El delincuente las intimidó con un arma de fuego y les ordenó entregar el
bolso donde iba el dinero, según denuncia de la víctima ante los agentes de la Policía Nacional que llegaron al lugar del atraco a realizar las debidas investigaciones.

“El ladrón era un hombre alto, moreno, portaba una gorra y según dijo el borrachito, lo conoce y supuestamente vive en el municipio de La Paz”, comentó a EL NUEVO DIARIO, aún nerviosa, la joven Sorayda Obando, quien vivió junto a su jefa momentos aterradores.

Antonio Jarquín, esposo de la gerente de Western Union, explicó que “el ladrón gracias a Dios no les hizo daño a ninguna de las dos. Él sólo quería el bolso donde iba el dinero que es propio de nuestro hogar, pues es el capital que invertimos en el negocio, ahora no sabemos cómo lo vamos a recuperar”.

El “amigo de lo ajeno” se llevó también un celular valorado en 300 dólares,
propiedad de doña Reyna.

Mientras tanto, la Policía de Carazo investiga este atraco ocurrido en el
perímetro de la avenida central de Jinotepe, donde en los últimos meses los
delincuentes han incursionado en diferentes centros comerciales e instituciones