•  |
  •  |
  • END

La falta de atención a las señales de tránsito por parte del taxista Evert Aguilar Dolmus, le costó la vida a la joven Martha Aracely Bolaños Alvarado, de 24 años, y podría dejar en silla de ruedas a su pareja, el policía Julio César Barberena.

Bolaños y Barberena fueron embestidos por Aguilar al anochecer del lunes, cuando la pareja se transportaba en una motocicleta negra, sin placas, en dirección de este a oeste, sobre la Carretera Norte, frente al Aeropuerto Internacional de Managua.

El segundo jefe de la Estación Seis de Policía, comisionado Martín Solórzano, dijo que el accidente aconteció cuando Evert Aguilar, quien conducía el taxi blanco, Toyota, placas M 06400, trató de cruzar la vía internacional de forma transversal, para ingresar al Barrio El Rodeo.

“En el sitio donde se produjo la tragedia hay una señal de tránsito donde se indica que no se puede cruzar la vía de sur a norte y que sólo se puede girar hacia el oeste”, explicó el comisionado Solórzano.

Evert Aguilar Dolmus hoy será llevado a los juzgados de Managua, donde será acusado por la Fiscalía por la presunta autoría de los delitos de homicidio imprudente en perjuicio de Martha Aracely Bolaños y de lesiones graves en menoscabo de Julio César Barberena.

Diez horas de agonía
Martha Aracely Bolaños, quien deja en la orfandad a dos niños que procreó con su primera pareja, logró sobrevivir a las graves lesiones un poco más de 10 horas.

Pablo Medina, hermano de la víctima, confirmó que Martha Aracely se rindió a la muerte a las cuatro y media de la madrugada de ayer martes, en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital “Lenín Fonseca”.

Los familiares de Martha Aracely también expresaron su preocupación por el futuro de Julio César Barberena, quien corría el riesgo de sufrir la amputación de las dos piernas.

Al momento de la fatalidad, Bolaños y Barberena regresaban de la Zona Franca Las Mercedes, donde ella laboraba en una textilera, y se dirigían a su casa, en el Barrio “Pablo Sexto”, al sur de los Raspados Loly.