•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Pagar una condena por algo que no cometió y ser acusado injustamente de matar al periodista y productor radiofónico, Parmenio Medina Pérez, hicieron que el nicaragüense Adalberto Reyes Ruiz, mejor conocido como Luis Alberto Aguirre Jaime, “El Indio” y condenado a 30 años de prisión, se sometiera a la prueba del polígrafo o detector

de mentiras.

La prueba se practicó el pasado 8 de agosto en el Centro Penitenciario La Reforma en San Rafael de Alajuela por el doctor Carlos Pál-Hegedus, psicólogo forense y especialista internacional en poligrafía con 32 años de experiencia, reveló que el acusado era inocente.

“Inocente, esa es la condición de ‘El Indio’. Es irrefutable, nadie podría superar la prueba, si miente los impulsos corporales son incontrolables, la presión arterial, el volumen sanguíneo y el ritmo cardiaco no están bajo el dominio humano”, manifestó el especialista.

El análisis poligráfico así como la evaluación sicoforense del médico Pál arrojaron verdades antes impensables y que hoy, 12 años más tarde, podrían cambiar el rumbo de la polémica investigación que está pendiente una revisión en la Sala Tercera dentro de pocos días.

¿Hubo presión?

Los imputados en el juicio por la muerte de Medina, siempre dijeron que la Fiscalía General de la República y la fiscal a cargo de las acusaciones, Guiselle Rivera, ejercieron presiones.

En aquellos tiempos se habló también de prominentes políticos detrás del crimen, pues el comunicador y productor de “La Patada”, sabía mucho sobre sus presuntas relaciones íntimas ilegales, y eso al parecer desató la ira.

Sin embargo, el caso Radio María y aparentes encontronazos con la Iglesia fueron el asidero para la condena no solo de Aguirre, sino del empresario Omar Chávez, condenado a 35 años, señalado de ser el autor intelectual de la muerte de Medina.

La prueba del polígrafo duró cuatro horas y es reconocida por la Asociación Americana de Poligrafía, “No hay engaño alguno, tiene una exactitud de un 92.1%”, adujo el médico Pál.

¿Entonces quién mató a Parmenio Medina?, es lo que todos se preguntan. “El Indio” fue inculpado desde el 7 de julio del 2001, sobre un crimen que no cometió, según esta prueba, y está purgando una pena de 30 años de los cuales ya pasaron 12 años, sobre un hecho donde el verdadero culpable está en libertad.