•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

“Cuando fui detenido en La Rita de Guápiles se hizo un escándalo discriminatorio, me catalogaron como un monstruo. Yo puedo engañar a cualquier ser humano, a mi madre, a mis hijos, pero no a Dios, y ante los ojos de Él, soy inocente. Todo esto empezó por una broma de mal gusto”, manifestó Luis Alberto Aguirre Jaime, “El Indio”.

Aguirre lleva purgando 12 años de prisión de los 30 a los que fue condenado por la muerte del periodista costarricense Parmenio Medina Pérez, en julio del 2001.

“Dos compañeros de San José llegaron a un bar en La Rita de Pococí, me abrazaron y palmearon diciéndome: “Nosotros matamos a Parmenio Medina”, “El ‘Indio’ participó en la muerte”, la gente me quedó viendo y me quedó ese karma, sin hacer nada, yo era reconocido en la zona”, agregó.

A su favor

Aguirre señala que algunas pruebas que estaban a su favor no fueron tomadas en cuenta por las autoridades costarricenses.

“Me detienen en Zurquí cambiando la llanta de un carro, me llevan a reconocimiento de reos y un señor al que no conocía, llamado Gerald García Zúñiga, aseguró que me vio manejando el carro en que supuestamente huyeron los autores y, ¿cómo?, ¡si no sé manejar! Solicité me hicieran la prueba de manejo y nunca me la hicieron”, manifestó Aguirre.

“Me intervinieron (en el sistema penitenciario) una llamada telefónica donde avisaba a un pariente que mi amigo Omar Chávez me enviaría un dinero, y eso bastó para que también lo involucraran en el crimen que no cometimos. Además, cuando mataron a Parmenio, yo salía de una finca con Dionisio Murillo, ¿cómo voy a matar a alguien si estaba en otro lugar?”, se preguntó el procesado.

“Me han contado que ese señor (Parmenio) era muy querido, nunca lo conocí, nunca lo traté. Puedo decir que nunca me han pagado ¢1,000 para manchar mis manos, he sido delincuente, pero nunca he matado a un ser humano”.

Detector

Por medio de la Fundación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (Fundeprode), Aguirre logró que el pasado 8 de agosto se le practicara la prueba de poligrafía o detector de mentiras en el Centro Penitenciario La Reforma, en San Rafael de Alajuela, que reveló que era inocente del crimen que le imputan.

“Cuando me dieron el resultado de un 95% de inocencia, lloré y se lo dije a mi madre e hijos, que era inocente, y me preguntaron: “¿Por qué lo involucran tanto? No lo sé, les dije”.

 

En espera

El caso de homicidio entrará dentro de pocos días a revisión en la Sala Tercera en el Tribunal de Justicia costarricense, y si declaran el proceso nulo, Luis Alberto Aguirre Jaime estudia la posibilidad de demandar al Estado por los daños y perjuicios que le fueron ocasionados.