•  |
  •  |
  • END

Erick Manuel Robleto Cáceres, de 25 años; Jadhel Sánchez Soza, de 21, y Jazmina del Carmen Velásquez, de 23, acusados de secuestrar al niño Kenneth García Hernández, pretendían cobrar por la liberación del menor 28 mil de los 30 mil dólares que recibiría la madre de éste por la venta de una casa.

Sin embargo, ahora, en vez de contar dinero, los presuntos plagiadores podrían pasar contando las horas de cada uno de los próximos 4 mil 380 días (12 años), a que serán condenados de ser encontrados culpables del delito de secuestro. En el Código Penal se indica que la pena mínima para quien es declarado culpable de plagiar a un menor de edad es de 10 años.

Pareja autora intelectual
El comisionado Sergio Gutiérrez, jefe de la Estación Cinco de Policía, dijo que el crimen fue planeado por Erick Robleto Cáceres, desde hace un mes, cuando supo que Silvia Elena Hernández recibiría 30 mil dólares por la venta de una casa en la Colonia Villa Esperanza y Reconstrucción, también conocida como “Miguel Gutiérrez”.

El jefe policial señaló que los secuestradores dejaron abandonado al niño en un lugar conocido como La Finquita, cerca del Reparto Shick, donde lo tuvieron encerrado en una casa, desde la 1:45 de la tarde del martes hasta casi las tres y media de la misma tarde, cuando fue encontrado por la Policía.

Las investigaciones revelaron que Jazmina del Carmen Velásquez, pareja de Robleto, y quien entregó al niño a su tía, Eusebia Velásquez, participó como coautora del plagio.

Al referirse a la participación de Jadhel Sánchez Soza, el comisionado Gutiérrez dijo que éste es quien conducía la camioneta roja en la que el niño fue montado por la fuerza y llevado a la casa donde lo tuvieron encerrado durante más de dos horas.

Como pruebas contra los presuntos plagiarios, la Policía tiene en su poder una pañoleta verde con la que vendaron al menor al momento en que lo montaron a la camioneta y las bolsas de las galletas que le dieron de comer durante las horas de cautiverio.

La camioneta roja fue encontrada por la Policía la mañana de ayer miércoles en un estacionamiento del Mercado “Roberto Huembes”. Además, la Policía cuenta con los registros de las llamadas telefónicas que los secuestradores hicieron a familiares del niño, exigiendo el botín de 28 mil dólares.

“Tenemos suficientes elementos de convicción con que demostrar que las personas antes mencionadas son las autoras del plagio del niño Kenneth García Hernández”, aseguró el comisionado Gutiérrez.

Al ser preguntado por los periodistas si existe algún parentesco entre la mamá del niño plagiado y uno de los plagiadores, el comisionado Gutiérrez respondió que de existir esa situación, la misma será plasmada en el expediente que remitan a la Fiscalía.