Fátima Tórrez González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Han pasado 15 días y nada de que se castigue la muerte de mi hermano, el autor continúa prófugo y nos hemos enterado que mantiene comunicación con su familia, ellos saben dónde está, por lo que pedimos a la Policía que continúe con las investigaciones”, manifestó Ana Ríos.

La muerte a la que se refiere la joven es la de Douglas Antonio Ríos Portillo, de 28 años, que recibió un impacto de bala en la rodilla izquierda de manos de su cuñado Martín Francisco Hernández Mejía, de 30 años, la noche del pasado 31 de agosto, cuando la víctima trabajaba en su carpintería.

En su momento las autoridades del Distrito I de Policía capturaron a Maritza Ríos Portillo, quien supuestamente le pasó a su marido Hernández el arma homicida para que liquidara a su hermano.

En libertad

“La mujer fue puesta en libertad porque el Ministerio Público mandó a ampliar las investigaciones, y el término de las 48 horas para tener a una persona detenida se venció, pero el expediente ya fue remitido a la Fiscalía y solo falta capturar al autor”, dijo el oficial de turno en la oficina de Detectives de la Primera Delegación policial.

“Lo que pedimos es que el caso no quede impune y que el autor pague su crimen. El tipo que le guardó el arma a Martín luego de cometer el homicidio también fue liberado y ahora no hay ningún detenido, todos burlaron la justicia”, señaló Ana Ríos.

“La casa donde ellos (Martín y Maritza) vivían quedó abandonada, ella está viviendo en casa de su suegra en el barrio Milagro de Dios con sus dos hijos de 8 y 13 años, de la familia se ha olvidado totalmente”, agregó la joven.

Fue por defender

Tanto víctima como victimario habitaban en un callejón ubicado en el barrio 19 de Julio, las rencillas personales se incrementaron a raíz de que Douglas interfirió en varias ocasiones en pleitos de pareja, para defender a su hermana Maritza.

Al momento que se dio el homicidio, Douglas laboraba en su carpintería y su agresor le disparó por la espalda, sin darle tiempo a defenderse, luego que llegó a reclamarle el porqué estaba una motocicleta obstruyendo la entrada a su vivienda.

El joven falleció desangrado porque la bala le perforó la vena femoral; no dejó descendientes luego de cinco años de convivencia matrimonial con Darling Duarte Peña.