•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

La seducción de una mujer pareciera ser el arma perfecta con la que se valió un grupo de hombres para acabar con la vida del guarda de seguridad privado nicaragüense, Alfonso López Valle.

La víctima, al parecer, fue atacada cuando se encontraba en pleno acto sexual, quedando su cuerpo en una de las bodegas de la constructora que cuidaba en San Antonio de Belén, Heredia, Costa Rica.

La víctima fue encontrada semidesnudo, postrado boca abajo, y en la escena había salpicaduras de sangre.

La Dirección de Migración y Extranjería indicó que López, de 45 años, había solicitado un permiso de trabajo. Su última entrada a Costa Rica fue el pasado 7 de agosto.

De acuerdo con compañeros del hoy occiso, este laboraba para la empresa Traesa, sin embargo, los ingenieros de esta compañía no quisieron referirse sobre el crimen.

Lo último que se sabe de López es que a las 11:30 p.m. de la noche del martes lo llamaron y este hizo un reporte. No obstante, los compañeros le realizaron otro llamado media hora después, pero no obtuvieron ninguna respuesta.

No contestó llamadas

Sin sospecha alguna, los demás oficiales volvieron a llamar a López a las 12:30 p.m., pero nuevamente no contestó, por lo que decidieron ir a buscarlo; así lo comentó Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial, OIJ.

“Los compañeros van a indagar para ver qué es lo que sucede y localizan a este señor semidesnudo, la cabeza la tenía dentro de un balde de herramientas y le faltaba el arma que utiliza para su ejercicio”, explicó Segura.

La Cruz Roja y la Fuerza Pública recibieron la alerta por medio del 911 a las 2:45 a.m. del miércoles, pero cuando llegaron no había nada que hacer, señaló Javier Mata, oficial de la Fuerza Pública.

Autoridades presumen que los tipos lo asesinaron mediante golpes con un mazo en la cabeza. Al parecer se aprovecharon de que se encontraba en el momento más

indefenso.

 

¿Robo o venganza?

Judiciales de Heredia levantaron los restos y los remitieron al Complejo de Ciencias Forenses, donde están a la espera de los resultados de autopsia, pues no descartan otro tipo de heridas sexuales, pues temen que también haya sido víctima de violación.

A López también le hacía falta el radio de comunicación por lo que los agentes tratan de determinar si se trató de un robo o una venganza. El caso está en investigación, para determinar con exactitud las circunstancias que mediaron en el crimen y dar con el paradero de los presuntos autores.