Fátima Tórrez González
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La tarde de este sábado un olor putrefacto que salía de la casa 587 del andén F en la villa Bosco Monge de Masaya, estremeció a los vecinos quienes al sentir varios días el hedor, decidieron penetrar al hogar donde encontraron los cuerpos inertes sobre la cama de Flor Abdalía Carballo, de 24 años y de José de Jesús Castillo, de 35 años.

Ambos eran primos hermanos, pero mantenía una relación amorosa y al parecer por presión de la familia que rechazaban el vínculo, decidieron ingerir veneno.

Las víctimas procrearon de esa relación una niña de tres años que quedó bajo la tutela de sus abuelos maternos.

La familia doliente rehusó que los cuerpos fueron trasladado a medicinal legal porque manifestaron estar consciente de que se trataba de un suicidio pasional.

Los médicos forenses recomendaron que los cadáveres fueran enterrados inmediatamente para evitar una epidemia.

Los restos descansaran en el cementerio de la comarca La Reforma I, ubicada en el kilómetro 36 ½ carretea Masaya-Granada.