•  |
  •  |
  • END

Rígido y con la piel pálida fue encontrado, flotando en las fétidas aguas del Lago Xolotlán, el cadáver del joven Miguel Ángel Esquivel Ortiz, de 24 años.

El hombre había desaparecido desde la tarde del jueves, y su cuerpo salió a flote a eso de las once de la mañana del viernes, y fue visto por pobladores del Barrio “Rubén Darío”.

Manuel Ezequiel, padre de la víctima, dijo que éste se ahogó por desobediente, porque fue advertido de que no se introdujera al lago, porque andaba ebrio. El hombre sin oficio fue visto con vida por última vez por su familiares a eso de la cinco de la tarde.

Los familiares del infortunado se negaron a que el cadáver fuera llevado al instituto de Medicina Legal, por considerar que no hubo mano criminal en su deceso.

Miguel Ángel Esquivel habitaba en el barrio “Rubén Darío”, y eventualmente llegaba a pescar al lago capitalino.