•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

“Corra antes de que me arrepienta”, fueron las palabras que le dirigió el guarda de seguridad del Ebais de Mata de Plátano, Goicoechea, de apellido Mesén, a Sarita, su compañera de trabajo, sobreviviente del ataque en el que murió la farmacéutica Belkis Marín Estrada, quien tenía 35 años y nació en Nicaragua.

Diez minutos después de los disparos, Sarita, gritaba: “¡El guarda se volvió loco, el guarda se volvió loco!”. Antes de eso, la mencionada estaba en el comedor, pero al percatarse de la situación, corrió al baño y cuándo el guarda la alcanzó, ella gritó y suplicó clemencia. El pistolero la perdonó, pero antes de dejarla ir le dijo: “Corra antes de que me arrepienta”.

Con la testifical de Sarita, la Fiscalía afirmó mediante un correo electrónico que el hecho de sangre no se trató de un accidente, como en un principio manejaron las autoridades.

“En relación con su consulta por el fallecimiento de la señora Marín Estrada en el Ebais de El Carmen de Guadalupe, me permito informar que la Unidad Operativa de la Dirección Funcional indagará en horas de la tarde (el martes) al imputado, a quien se le atribuye el delito de homicidio, y por una segunda víctima el delito de abuso sexual contra persona mayor de edad”, señala la Fiscalía en el correo.

Los restos de Marín Estrada fueron velados en la capilla de Guadalupe, y a las 10 pm del martes fueron llevados hasta Chontales, Nicaragua, de donde era originaria, pero ella tenía más de 20 años de vivir en Costa Rica.