•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Cuando la Policía llegó a su casa estaba leyendo la Biblia, abrió la puerta y las víctimas lo vieron y dijeron:´ese es, ese es´, por lo que ahora el vigilante Elvis Javier Lira Lacayo, de 30 años, está detenido”, informó la subcomisionada Marlene Portillo, jefa de la Secretaría de Información del Distrito IV de Policía.

El robo con intimidación doble que la Policía le achaca a Lira Lacayo ocurrió el jueves a las 11:15 p.m., en el barrio Santa Rosa, específicamente del restaurante La Plancha, 75 varas al sur.

Las víctimas son William Martín Velásquez Hernández, de 30 años y de oficio vigilante, y su sobrino de iniciales B.S.I., de 17 años.

Según la denuncia, el jovencito fue a una pulpería a comprar cigarrillos, pero fue asaltado por Lira Lacayo, quien lo despojó de su teléfono celular y C$500 en efectivo.

Cuando Velásquez se enteró de lo ocurrido, salió a la calle armado de un machete en busca del asaltante y lo encontró, pero este lo obligó a botar el arma blanca al colocarle un revólver en el cuello, luego le dijo: “¿Qué onda?, dame el teléfono”.

Andaba “ennotado”

Como la víctima no se lo entregó, Lira lo “bolseó”, despojándolo de su aparato y la cartera con 200 córdobas, licencia de portación de armas y cédula de identidad.

El asaltante le colocó a Velásquez el arma bajo la tetilla izquierda, por lo que este le pidió que se tranquilizara, después el sospechoso caminó unos 10 metros, luego se regresó y le volvió a pedir el celular a la víctima, momento en el que este último se dio cuenta que su victimario andaba bajo los efectos de algún alucinógeno.

“Si me seguís te mato”, amenazó Lira, pero de todos modos Velásquez lo persiguió con cautela, lo que provocó que este lo apuntara con el revólver y le advirtiera: “te voy a matar”, lo que obligó a la víctima a desistir, pero se fue a su casa y junto a su sobrino vieron por dónde se fue el sujeto, luego avisaron a la Policía, cuyos agentes arrestaron al hechor en la casa donde junto a su mujer leía la Biblia, en el mismo barrio Santa Rosa.