•   El Rama  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aida Martínez Alvarado, madre de los niños Pablo Antonio Rostrán Alvarado y Wilmer Rostrán Alvarado, quienes resultaron heridos tras el accidente de tránsito ocurrido en El Rama, la semana pasada, cuando la camioneta de la parroquia de ese municipio se estrelló contra una mototaxi, está pidiendo justicia.

El más grave es Pablo Antonio, de 10 años de edad, quien se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Regional de Juigalpa, donde le reconstruyeron órganos internos y

huesos fracturados.

No andaban de vagos

“Yo clamo justicia por la salud de mis hijos, ellos estaban en la mototaxi, porque venían de celebrar el cumpleaños de Pablito, salieron a comer pizza y ya estaban regresando a casa”, explicó Martínez.

Mencionó que las autoridades de la Iglesia católica no se han comunicado con ella para conocer cómo están sus hijos; “solo hemos tenido comunicación con la hermana de la escuela Nuestra Señora de Fátima, donde estudia Pablo. Nos han dicho que el padre se fue”, mencionó.

Chofer exonera a sacerdote

Aunque al principio, los testigos dijeron que el padre Julio Icabalzeta conducía, la Fiscalía de El Rama acusó a Misael Casco Maltés, porque este confesó ser quien conducía en supuesto estado de ebriedad, la camioneta, a la hora del accidente.

En el mismo accidente donde resultaron lesionados los niños, hubo dos heridos más, el conductor de la mototaxi y otro pasajero, además Rubén Reyes falleció.