Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Varios norteamericanos, que se movilizaban en un microbús y que forman parte de una brigada médica, fueron blanco de un robo ejecutado por elementos desconocidos, quienes forzaron los llavines de las puertas del automotor para sustraer las pertenencias de los brigadistas.

De acuerdo con lo expresado por Tábatha Parker, visitaron la reserva natural de Miraflor, ubicada a unos 35 kilómetros al noreste de la zona urbana de Estelí, luego hicieron una parada en la ciudad para almorzar.

En la entrada del lugar donde compraron los alimentos, Parker notó a una mujer sospechosa que estaba con un teléfono móvil en la mano, la que cada cierto tiempo marcaba y conversaba, después observaba a los turistas y dirigía la mirada hacia el automotor.

Aparentemente la dama estaba coludida con los ladrones que dañaron el llavín del autobús, de donde sustrajeron tres computadoras laptop donde los perjudicados tenían los informes de las labores que desarrollan en Nicaragua.

Además de las tres computadoras, a los brigadistas se les robaron teléfonos móviles de última generación, equipos valiosos, libros y cuadernos de una estudiante, pasaportes, licencias de conducir, tarjetas de crédito y otros documentos.

“Mal paga el Diablo…”

Las víctimas habían viajado desde la isla de Ometepe a Estelí, tras brindar más de 30,000 servicios asistenciales y donar equipos médicos y aparatos para personas que no pueden caminar por sí solas.

La brigada ha ejecutado proyectos de asistenciales en la zona norte de Nicaragua, pero en menos de quince minutos los ladrones se les llevaron todo lo que andaban en el microbús.

Los perjudicados ofrecieron una recompensa de unos US$1,000 a quienes les devuelvan todo lo robado, pero lo que más les preocupa a las víctimas son sus pasaportes, tarjetas de crédito y resto de documentos personales.