•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A un total de nueve años de cárcel por la autoría de los delitos de lesiones gravísimas y lesiones graves en perjuicio del pequeño empresario y comerciante, Edgard Alan Cerda Peralta , y de su hermano, Dani Samael, deberá descontar Josué Vladimir Rivera Corrales.

Así lo decretó Elizabeth del Carmen Corea Morales, jueza de Distrito Penal de Juicio de Estelí, luego que el acusado fuera inculpado por los miembros de un Tribunal de jurados.

Corrales enfrentaba el proceso en libertad, pero como fue declarado culpable salió de las instalaciones judiciales esposado y custodiado por tres oficiales de la Policía esteliana.

Es de señalar que en su momento el fiscal auxiliar, Arsenio Medina, pidió 7 años de cárcel por el delito de lesiones gravísimas y 5 por el otro, para sumar doce, pero al final, la sentencia fue benevolente, tomando en cuenta que el muchacho no tenía antecedentes penales.

El abogado defensor solicitó 9 meses de cárcel por cada ilícito, lo que en su momento fue calificado por las víctimas como una burla.

Cerda Peralta perdió el ojo izquierdo por la pedrada que le asestó Rivera Corrales, por lo que ahora no puede conducir y tiene que pagar un conductor para comprar los productos que necesita su negocio, mientras que Dani Samael sufrió fracturas en la mandíbula y tendrá secuelas para toda la vida.

Los hechos

Miriam Natalí Cerda Peralta destacó que su hermano se dirigía en compañía de un tío hacia donde un amigo, pero a mitad del camino observó que a su hermano y a otro amigo, los estaban agrediendo; cuando Edgard Alan Cerda los auxiliaba, Rivera lo atacó.

“Nos desgració la vida”, reconocieron los hermanos, quienes van a terapia psicológica para afrontar el impacto psicológico “y gracias a eso y a Dios hemos salido adelante”.

Los dos hermanos señalaron que aunque Rivera Corrales debió ser condenado a doce años de cárcel, por lo menos el delito no quedó en la impunidad.

La doctora Corea Morales exhortó a los familiares de Rivera Corrales para que se abstengan de emitir cualquier tipo de comentarios, porque las víctimas y sus familiares denunciaron haber recibido amenazas de muerte por parte de ellos.

 

¿Quién es el reo?

El reo tiene un pasado “accidentado”, porque era hijo de Jessica Jamileth Corrales, quien apareció estrangulada a orilla del río Estelí.

Por el crimen, fue acusado el padre de la víctima, Dugo Antonio Corrales Tercero, a quien un juez condenó a 30 años de cárcel.

Rivera fue criado por su abuelita paterna. Todos esos hechos estremecieron a los estelianos y a la abuela de este, quien ahora sufre profundamente.