Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END




La peor noche de terror que podrían haberse imaginado vivieron este domingo varias familias de la tercera calle de Villa Reconciliación, zona norte, al sufrir el ataque de aproximadamente 30 pandilleros.

Durante la violenta incursión, los pandilleros robaron los objetos de valor y hasta enseres del hogar de dos familias a quienes les derribaron a pedradas y puntapiés cercos de latas, ventanas y puertas.

Una mujer y un niño entre agresores

Los antisociales, entre los que figura una mujer de 23 ó 25 años y un niño no mayor de 11 años, dejaron lesionadas al menos a tres personas.

Los antisociales, conocidos como “Los Tribilines” y  “Los Aceiteros”, también intentaron violar a una mujer de 35 años, cuyo marido fue obligado a salir de la casa a punto de machete.

El ataque de los pandilleros, que ocultaban su identidad tras pasamontañas y portaban armas de fuego de fabricación artesanal, comenzó a las 10:20 minutos de la noche del domingo, y se extendió hasta después de las dos de la madrugada de ayer lunes, según relataron los atemorizados vecinos.

Jazmina González, hermana de María Inés González, a quien los delincuentes le “barrieron” su casa, se quejó del actuar de la Policía, porque supuestamente los patrulleros que llegaron en auxilio de los afectados se negaron a ingresar hasta la calle donde estaban los forajidos.

Entre los integrantes de las peligrosas pandillas, según los vecinos del lugar, figuran los sujetos apodados “Tranca” y “Tranquita” y un tercero a quien sólo identifican como “Johnny” y quien supuestamente fue investigado por su presunta participación en la muerte del sacerdote Francisco Pastrán González, quien apareció muerto en el fondo de un cauce, frente a los semáforos del cercano Mercado de Mayoreo, hace un año.  
 
“Los policías se negaron a seguir a los pandilleros preguntándonos que si nosotros íbamos a pagarles el carro (patrulla) en que andaban, si se les descomponía por el mal estado de la calle”, se quejó María Inés González.

Diana Herrera, quien desde su teléfono celular asegura haber llamado varias veces al 118, que es el número de emergencias de la Policía, dijo que la oficial que le atendió la llamada le dijo que tomara un machete y se metiera debajo la cama.

Ésta es la segunda vez que “Los Tribilines” y “Los Aceiteros” ingresan a esa sector de Villa Reconciliación, en los últimos diez días, y existe el temor de que vuelvan.