•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El martes 29 de octubre a las 8:00 am se hará el debate de pena para Yesly Adán Bravo Acosta, quien fue declarado culpable del asesinato del periodista Edilberto José Saavedra Olivas, de Edgar José Estrada Mejía y de Ángel del Socorro Salguera Aráuz, a quienes acompañaba para supuestamente ir a comprar oro, pero fueron emboscados el pasado 26 de julio.

El doctor Felipe Úbeda Prudo, Juez de Distrito Penal de Juicio de Siuna, Región Autónoma Atlántico Norte, desvirtuó la teoría de defensa que utilizó Bravo, quien había declarado en juicio oral y público que intentó disparar contra los atacantes, pero su arma no funcionó, por lo que se tiró al abismo, lo que fue rechazado por el judicial.

“Las víctimas compartían la misma actividad de comprar oro, el acusado (Bravo) tenía dos años y medio de dedicarse a ese negocio, y sabe que 18 onzas de oro es una gran cantidad, que difícilmente un güirrisero va a almacenarlo porque nomás tiene 5 peniques los vende, y en esto la experiencia del acusado como vendedor de oro no le justifica”, manifestó el juez.

“Que las tres víctimas hayan ido hasta un lugar desolado, aún con la advertencia de los lugareños en señalarles que era peligroso, facilitó que los tres confiaran en Yesly Adán, quien facilitó la escena”, argumentó el juez Prudo.

Pero el acusado insistió en su declaración que él era parte de las víctimas y que fueron atacados por los asaltantes.

“Pasé trayendo al periodista (Saavedra) para ir a la compra, pero nos encontramos con Estrada Mejía y Salguera Aráuz, fue ahí donde el periodista se cruzó a la camioneta y fuimos al lugar”, relató el imputado, tras asegurar que fue Lira quien comenzó la balacera, mientras Hernández Amaya se abalanzó contra el periodista”, recalcó Bravo.

 

Admitió

El acusado Jairo Alberto Hernández Amaya admitió, días atrás, que participó en el triple asesinato, y que fue él quien disparó contra el periodista Edilberto José Saavedra, alegando defensa propia; en tanto Ariel de Jesús Lira y Ezequiel Rivas Rivera, que también participaron en el crimen, aún están prófugos.